13 de octubre de 2011 | #1198 | Por Partido Obrero
Salta

Juicio por Ragone: sin muchas novedades

La sentencia conocida el miércoles 12 en el juicio por la desaparición del ex gobernador Miguel Ragone, parece seguir la lógica de la mayoría de los juicios que se llevan adelante contra los genocidas de la última dictadura: cadena perpetua para los ejecutores o mandantes directos y absolución para los ejecutores de menor rango.

Así es que el ex jefe del Ejército, Carlos Mulhall, el ex jefe de la policía, Miguel Gentil, y el ex jefe de Seguridad de la policía, Joaquín Guil, fueron condenados a prisión e inhabilitación perpetua, aunque con prisión domiciliaria. Pero fueron absueltos varios responsables, como por ejemplo el vocero de la Triple A, Zanetto. Este hecho no es menor, ya que la Triple A comenzó con las desapariciones antes del golpe del ‘76 y es el camino directo hacia las responsabilidades civiles y políticas, como las de la burocracia sindical y del lopezreguismo.

La única novedad importante es que se ha dado una condena por un delito de lesa humanidad para un caso ocurrido durante un gobierno democrático, lo cual puede ser un importante antecedente para otros casos cometidos por la Triple A.

"La sentencia se parece a la de la mayoría de los juicios; el solo valor simbólico de condenar a los más relevantes y dejar libre al resto, o sea a mantener la impunidad. Además, habrá que esperar un largo tiempo más para el juicio a los responsables civiles, como Lona por ejemplo", señaló Pablo López, candidato a diputado nacional por el PO, ex miembro de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de Salta.

"Si bien hubo condena, estarán en sus casas. Exigimos cárcel común para los genocidas. Y seguimos luchando para acabar con la impunidad de ayer y de hoy. En este aspecto tenemos una cita muy importante el próximo 20 de octubre, cuando se cumple un año del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra", finalizó López.

Tags:

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero