13 de octubre de 2011 | #1198 | Por Partido Obrero

Ley del teleoperador: lobby patronal

Que los sindicatos movilicen hasta la aprobación del proyecto

El miércoles 28 de septiembre, finalmente, se trató en la comisión de legislación laboral de la Cámara de Diputados el proyecto de ley del teleoperador, que cuenta con media sanción del Senado (véase Prensa Obrera Nº 1.196).

La peculiaridad de esta sesión es que se presentaron las diferentes cámaras patronales: la Cámara de Comercio, la de call centers de Buenos Aires y de Córdoba, Amdia -cámara patronal de la mercadotecnia- y hasta la Cámara de Comercio norteamericana en nuestro país (Amcham), para establecer un rechazo total al proyecto que establece un "estatuto para los teleoperadores de los centros de atención de llamadas" (call centers).

Los voceros de las cámaras patronales negaron el carácter insalubre de la tarea -a pesar de las decenas de informes médicos y estudios del Conicet y de la Facultad de Psicología-, contraponiendo en todo momento el encuadramiento en el convenio del Sindicato de Empleados de Comercio. El problema de la insalubridad es un problema de costos y productividad para las patronales, que se dedicaron a atacar el aspecto más importante del proyecto: la jornada máxima de 30 horas semanales pagadas como jornada completa, según el convenio de la actividad. También se opusieron rotundamente a pagar al 100 por ciento de la jornada en los fines de semana o feriados, y hasta reclamaron mayores subsidios y mayor competitividad cambiaria -es decir, una nueva devaluación.

La sesión de la comisión de trabajo del Congreso contó con una importante presencia sindical. Desde un representante de un sindicato de trabajadores de call centers de Córdoba, pasando por Claudio Marín y Tagliacozo, directivos del Sindicato Telefónico (Foetra), de directivos del SAT (Sindicato Argentino de Televisión) y de la Asociación Bancaria, que se pronunciaron por la aprobación del proyecto de estatuto del teleoperador. Incluso Tommasone, abogado y representante de la Faecys (Federación Nacional de Empleados de Comercio), hizo una escueta declaración acerca de que "la ley es un avance para evitar la altísima rotación del sector", a pesar de la complicidad abierta de este sindicato y de Cavallieri con las patronales.

Las cámaras empresariales hicieron una encendida defensa del encuadramiento "legal" y del convenio del Sindicato de Comercio -que, según manifestaron en todo momento, cuenta con el apoyo y "homologación" del Ministerio de Trabajo, en contraposición al proyecto presentado.

Frente a este cuadro, los representantes sindicales del SAT y de La Bancaria defendieron su gestión sindical, aduciendo que los teleoperadores encuadrados en sus convenios se encontraban mejor. Pero esto es relativo, ya que se comparan con el piso más bajo del Sindicato de Comercio, donde la productividad y la entrega no tienen límites. Miles y miles de trabajadores bancarios y de otros gremios, como telefónicos, se encuentran tercerizados; las patronales aprovechan la pasividad sindical para mantener esta situación. A esto se suma la posibilidad de la "deslocalización" de las tareas, que permite trasladar (precisamente deslocalizar) la atención telemática (telefónica e informática) de las llamadas y servicios brindados a las provincias, empresas o regiones que más les favorezcan.

La ley del teleoperador viene a ser un piso más alto, a nivel nacional, en las condiciones de trabajo de los teleoperadores y un peldaño en la lucha contra la tercerización.

Que los sindicatos se muevan

El lobby de las cámaras patronales apunta claramente a bloquear la aprobación de este proyecto -que en el pasado ha perdido estado parlamentario en dos ocasiones-, y por eso buscan maniobrar para cajonearlo. El miércoles 5 de octubre será discutido en la comisión de comunicaciones del Congreso. Los medios ya indican que de aquí a fin de año la Cámara de Diputados no aprobaría otra cosa más que el Presupuesto 2012, lo que congelaría nuevamente el tratamiento hasta el año que viene.

Los sindicatos que se han pronunciado por la aprobación no pueden quedar en una mera formalidad. Deben pasar a denunciar el fuerte lobby patronal que se ha puesto en marcha e impulsar la organización sindical de los lugares de trabajo y la elección de delegados, junto con la lucha contra el tercerismo y la precarización laboral.

Llamamos a los sindicatos que se han pronunciado por la aprobación de la ley del teleoperador a que convoquen a movilizarse hasta la aprobación del proyecto votado en el Senado.

Tags:

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero