14 de agosto de 2014 | #1327 | Por Partido Obrero

Por qué un aumento de emergencia de 3.000 pesos

JUBILADOS Y PENSIONADOS

"Quien cobra 3.000 pesos de jubilación no puede pagar 1.200/1.500 de gas". El reclamo se multiplica en colas y colas con presencia dominante de jubilados que se acercan a las oficinas de información al consumidor, factura en mano, para indagar "si hay algún tipo de error". Las excepciones al aumento se anuncian para quienes cobran jubilaciones mínimas, pero la decisión final corresponde al Ministerio de Planificación en función de "parámetros" que no han sido dados a conocer.

El aumento de tarifas en los servicios ha pulverizado en horas el pomposo anuncio oficial sobre el aumento de las jubilaciones y la declaración provocadora del titular de la Anses, según la cual "en términos reales los jubilados ganan mejor que nunca" (Página/12, 3/8), ignorando el colosal achatamiento de la pirámide de jubilaciones -hoy el 52,8% cobra la mínima, en 2001 sólo el 15 y sin contar la franja que se acogió a la moratoria, que cobra un ingreso aún menor a este mínimo. Pero incluso esta descripción es parcial, porque otro 17% está en un rango intermedio entre dos jubilaciones mínimas (hoy 6.464 pesos).

Los jubilados y pensionados recibirán el mes próximo un aumento del 17,21%. Como en marzo pasado hubo una suba del 11,3, terminarán el año con un aumento del 30,5 % contra una inflación promedio del 40 y aún mayor en el caso de los alimentos, que constituyen la erogación mayor de este sector. Con estos haberes se pretende que hagan frente a la inflación y devaluación del peso hasta marzo de 2015.

Por estas razones, el jubilado tiende a ser un proscripto social. Dos datos lo ilustran. El pase gratuito -previo trámite- en el subte, permite viajar de 10 a 16, no más. La lista de consumos de lo que se considera gasto básico del jubilado omite Internet, diversiones y gasto vacacional.

Un aumento de emergencia está planteado por este cuadro y por la depredación constante de los haberes por la inflación.

¿Cuál debe ser el monto del reclamo?

La canasta básica de los mayores ,confeccionada por la Defensoría de la Tercera Edad, a cargo de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, costaba a mayo de este año 5.667,96. Si se suma Internet (300 pesos), salidas de fin de semana, cuota para vacaciones y se la actualiza a agosto, el costo está en el orden de los 6.500 pesos, lo que plantea la lucha por un aumento de emergencia de 3.000 pesos.

La CGT y la CTA plantearon un aumento de emergencia a jubilados y pensionados como parte del programa del paro del 10 de abril, sin continuidad, ahora invocando la "unidad nacional" contra los fondos buitre.

Un proyecto de ley y una consigna nacional

El Frente de Izquierda presentó en febrero de este año un proyecto de ley por un aumento de emergencia de 3.000 pesos, un salario mínimo igual a la canasta familiar, en ese momento en 9.000 pesos, y una mínima jubilatoria que debía ser el 82% de ese salario mínimo.

La lucha por un aumento de emergencia de 3.000 pesos para los jubilados es la continuidad de aquel reclamo y es un proyecto de ley elaborado por las bancas del PO en el Frente de Izquierda en el Congreso Nacional. Llamamos a organizar en torno de este reclamo un movimiento de lucha que integre a las organizaciones que pelean por los reclamos de la tercera edad, incluyendo a todos aquellos -abogados, defensorías, jueces de la seguridad social- que están haciendo escuchar los reclamos de los "viejos". Convirtamos el aumento de emergencia para los jubilados en consigna nacional.

Christian Rath

Tags: jubilados, jubilaciones, 82, congreso-nacional, proyecto-de-ley, prensa-obrera-1327, rath

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero