24 de septiembre de 2014 | #1333 | Por Alejandro Lip
Elecciones en la UBA

El triunfo en Farmacia y los desafíos que siguen

El viernes 19 concluyeron las elecciones del Centro de Estudiantes de Farmacia y Bioquímica. El triunfo de Antídoto (UJS-PO e independientes) fue contundente: con el 61,2%, sacó más de 40 puntos de distancia respecto del GEN (17,2%), nuevo sello que adoptó la agrupación de las autoridades y el rectorado, otrora perteneciente a Franja Morada.

Que se trató de una derrota abierta y directa de la gestión de la UBA lo demostró la presencia de militantes de su principal agrupación estudiantil, Nuevo Espacio (de Medicina y Económicas), quienes apoyaron al GEN durante toda la elección. Otras cuatro listas obtuvieron votaciones menores (la UES, La Mella, los K e IS). La lista "puramente" kirchnerista hizo sapo otra vez y apenas alcanzó el 4,8%. Antídoto revalidó su lugar en la conducción como portavoz y organizador de los reclamos estudiantiles, contra la política del gobierno y las autoridades. Así, nuestra lista reivindicó la lucha contra el desguace de la carrera que postula una nueva acreditación a la Coneau, la pelea por jornadas democráticas sobre los planes de estudio, la conquista de presupuesto para refacciones en el aula magna y la batalla por condiciones de seguridad en los laboratorios, por nombrar sólo algunos ejemplos. El hecho de que Antídoto fuera la lista con más estudiantes no es casualidad.

Balances divergentes

La clara victoria del PO en Farmacia refuta la idea de un avance único e indiscriminado de la derecha, tras su fortalecimiento en los primeros comicios; estamos atravesando una pelea abierta y en curso. En este punto, existe una polémica. En forma superficial e interesada, algunos medios afirmaron que "creció el reformismo", sin reparar en que dicha corriente nació expulsando al clero de la universidad, mientras sus pretendidos herederos suscriben acuerdos "educativos" con el Papa. Al margen, se trata de una falsificación que oculta el carácter contradictorio y camarillesco de las fuerzas que crecieron. El "Nuevo Espacio" de Medicina está dominado por una parte del PJ vinculado a Massa y los negocios de la salud, mientras que el de Económicas responde al sector de la

UCR que pretende un acuerdo con Macri. El amontonamiento de corrientes patronales para enfrentar a la Fuba y a la izquierda desmiente que estemos frente al progreso de un partido -como en otro momento histórico supo ser Franja Morada. Por el contrario, se trata de una coalición de camarillas, cuya ligazón son los negocios.

En boca de La Mella, la referencia al "avance de Franja Morada" es un deliberado encubrimiento del kirchnerismo, el cual es partícipe necesario del reforzamiento que tuvo el bloque derechista que controla la UBA. Nadie puede ignorar que el rector Barbieri asumió con la bendición de Capitanich y CFK, o que Richarte, el vicerrector "Side", es abogado de Boudou. Por otra parte, el planteo de La Mella sería legítimo si no ocultara una enorme hipocresía: en Arquitectura, rechazó un frente único de toda la izquierda y presentó su lista, precisamente cuando la confrontación era directa. Además, sostienen su coalición con Libres del Sur en Psicología, y acusan al PO de "sectario", como si fuera poca cosa la sociedad de Tumini y compañía con los radicales en todo el país. Libres del Sur se movilizó contra la huelga tucumana sin que La Mella dijera una palabra.

El PTS, por su lado, no emitió posición pública ni antes ni después de las elecciones. Sin embargo, tiene una "tesis", que difunde oralmente: "donde estamos nosotros, los centros son combativos y crece la izquierda; donde no, venden café y crece la derecha". Tendrían que explicar por qué llegaron a armar lista sólo en una de las seis elecciones que hubo hasta ahora (en Económicas, donde, lejos de evitar "el avance de la derecha", obtuvieron el 1,4% de los votos, aun cuando usurparon el nombre "Frente de Izquierda"), mientras el PO derrotó a esa derecha en Veterinaria y Farmacia. Es falso, además, que su sabotaje a los frentes únicos sea en nombre de coaliciones "políticas" (sic), como sería Izquierda al Frente, porque tienen un planteo rupturista en Psicología.

 

Las peleas que vienen

En Arquitectura tendremos un nuevo capítulo de esta confrontación con el rectorado y sus agentes, durante la semana del 29 de septiembre al 3 de octubre. Luego vendrán las elecciones en las facultades humanísticas. Recorremos el camino hacia el Congreso del movimiento obrero y la izquierda en medio de una pelea política, defendiendo los centros de estudiantes como organismos de lucha que sirvan para enfrentar los planes de ajuste contra la educación y la universidad y movilizar a los estudiantes junto con los trabajadores para que la crisis la paguen los capitalistas.

Tags: educacion, universidad, uba

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero