9 de febrero de 2017 | #1446 | Por Vanina Biasi

8M: Paro Internacional de las Mujeres

En decenas de países del mundo se está preparando una jornada internacional de protesta con paros y movilizaciones para el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El movimiento de mujeres se ha transformado en un factor de la situación política internacional. Desde 2015 no pararon de crecer las movilizaciones y la elaboración de un programa que enfrenta las aspiraciones de las mujeres a un régimen de guerras, precarización y hambre.
 
El triunfo de Donald Trump en EEUU, con la furia de un discurso racista, misógino y antiobrero, ha despertado a un gigante que estaba dormido. El 21 de enero la manifestación de 2 millones de personas en diferentes estados contra Trump produjo la mayor movilización de los Estados Unidos desde las décadas del 60 y 70. El intento demócrata por colocarse en este campo para recuperar el terreno perdido en el último proceso electoral no ha podido evitar que varios sectores levanten su voz para recordar que la agresión contra las mujeres, en particular contra las latinas y la negras, no es privativa de esta administración (declaración de académicas norteamericanas). La administración Obama produjo uno de los mayores movimientos migratorios, expulsando a 3 millones de personas del territorio estadounidense. Los ataques policiales contra negros y pobres rememoraron las peores épocas de segregación racial. La funcionaria y luego candidata Hillary Clinton, fue la ejecutora directa de la triplicación de iniciativas belicistas de parte del gobierno de Barack Obama.
 
Como síntoma de los debates y de un principio de radicalización en el curso de este movimiento, cabe destacar la iniciativa de un grupo de mujeres académicas, entre las que se cuenta la propia Angela Davis, quien fuera dirigente del movimiento afroamericano Panteras Negras y presa politica en la década del 70, y de la catedrática Cinzia Arruzza, a favor de un movimiento de mujeres independiente de los gobiernos y el estado, un “feminismo anticapitalista”.
 
Para estas mujeres y para muchas otras en el mundo, la Argentina se ha convertido en un ejemplo a seguir. Y no sólo por la masividad del #niunamenos, sino por la centralidad que en nuestro movimiento tiene la lucha contra el Estado y sus instituciones.
 
Argentina
 
En Buenos Aires, la iniciativa de poner en pie el Paro Internacional de las Mujeres ha convocado a un abanico amplio de organizaciones que se reunieron en una asamblea masiva de 200 mujeres de organizaciones políticas, feministas, sindicales y estudiantiles. Allí se resolvió exigir a la CGT la convocatoria al paro, destacando que el primer paro al gobierno de Mauricio Macri lo organizamos las mujeres, frente al feroz asesinato de Lucía en Mar del Plata, el 19 de octubre. La respuesta de la CGT vino de boca de algunos dirigentes en los medios, en los que aseguran que el 8 de marzo darán “cobertura gremial a las mujeres”. Sin embargo la CGT se niega a convocar al paro, en la misma línea que ha llevado a la central a ofrecer durante casi un año y medio una tregua al gobierno de Macri.
 
La lucha contra esta tregua, en la cual se inscribe también la Iglesia Católica y sus “organizaciones sociales” tributarias, es crucial para nuestro movimiento. Es que la precarización, el hambre y la desocupación golpean especialmente a las mujeres.
 
Desde cada sindicato y comisión interna dirigida por el clasismo debe levantarse con fuerza el programa de las mujeres, tanto en lo referido a las demandas como el aborto legal y el desmantelamiento de las redes de trata como en lo que respecta a los derechos laborales de las mujeres, que permitan terminar con la diferenciación salarial del 27% que persiste entre hombres y mujeres, el acceso al trabajo en blanco, y la aprobación de todas las medidas que materialicen la socialización de las tareas domésticas y de cuidado de niños y adultos, las grandes tareas no remuneradas que mayoritariamente recaen sobre las espaldas de las mujeres trabajadoras.
 
El marco de esta movilización es el centenario de la Revolución Rusa, que otorgó plenos derechos legales a las mujeres y que puso en práctica la creación de instrumentos materiales para terminar con su sometimiento.
 
¡Viva la lucha de las mujeres!
 
¡Por un movimiento de mujeres independiente de los Estado capitalistas y de la Iglesia!
Tags: dia-internacional-de-la-mujer-trabajadora, 8-de-marzo, paro-internacional-de-mujeres

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero