16 de marzo de 2017 | #1450 | Por Rafael Santos

Brasil: El paro nacional

Al cierre de esta edición se está realizando un paro nacional convocado por sindicatos nacionales y locales para luchar contra el gobierno Temer y la reforma del régimen jubilatorio que se encuentra para su votación en el Congreso, donde el gobierno tiene asegurada una mayoría para aprobarla. La reforma eleva la edad de retiro en los varones de 60 a 65 años y para las mujeres de 55 a 65 años. Hay funcionarios que han salido a decir que esto es parte de la lucha... por la igualdad de género.
 
Diversos sindicatos importantes confirmaron la adhesión a la huelga: choferes y subterráneo de San Pablo y Belo Horizonte, maestros de San Pablo. La CNTE de educadores también adhirió. Los trabajadores de la universidad, empleados públicos y del poder judicial, bancarios, de la energía, correos, metalúrgicos, químicos y otros gremios y sectores sociales salieron a las calles en todo Brasil.
 
Sin embargo, las centrales, sindicatos y movimientos populares ligados al PT y a frentes de conciliación de clases pretenden usar el paro y las movilizaciones de los trabajadores como un elemento de negociación política entre la oposición y el gobierno, y no como una herramienta de lucha de los trabajadores en defensa de sus reivindicaciones.
 
Las burocracias (en primer lugar la del PT y la CUT) bloquean la centralización de todos los sectores (sindicatos, movimientos populares, centrales, jóvenes, mujeres, etc.) que son blanco del ataque gubernamental. 
 
Tribuna Classista de Brasil, aboga por un Congreso Nacional de Trabajadores, para discutir y aprobar un programa de lucha contra el gobierno Temer y sus medidas antiobreras, por las reivindicaciones de las masas y para salir de la actual crisis, haciendo pagar el costo de la misma a los capitalistas y sus corruptos funcionarios, y organizando un plan de lucha nacional hacia la huelga general. En esta perspectiva apoyamos la huelga del 15 de marzo, impulsando su extensión y éxito.
 
En muchos casos, los trabajadores deberán superar a sus actuales direcciones, que no la han organizado. La organización y lucha de los trabajadores evolucionará con su conciencia política y con la necesidad de organizarse en forma políticamente independiente de la burguesía y su gobierno. ¡Que la clase obrera irrumpa en la escena nacional para luchar por sus intereses inmediatos e históricos!
 
 
 
*(sobre la base de la posición enviada por Tribuna Classista de San Pablo)
Tags: brasil, temer, Tribuna-Classista

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero