18 de mayo de 2017 | #1458 | Por Alejandro Roqueiro

Rebelión en UTA Córdoba: movilización por salario y elecciones libres

Centenares de trabajadores de UTA coparon el centro de Córdoba luego de una convocatoria hecha por los cuerpos de delegados de todas las empresas, sus reclamos centrales fueron la inmediata reapertura de paritarias, 5.000 pesos de adelanto, el fin de la intervención de la seccional Córdoba por parte de la UTA nacional y la convocatoria a elecciones libres y democráticas.
 
Los nuevos cuerpos de delegados de las empresas Trolebuses y Aucor, recientemente recuperados por el clasismo y el activismo, sacaron a las calles el hastío de trabajadores que vienen sufriendo el vaciamiento de sus empresas y la caída de sus salarios. La paritaria de la UTA a nivel nacional se encuentra vencida desde el 1° de enero de este año. Ya han pasado casi cinco meses y los trabajadores no han recibido suma alguna en compensación por ese atraso.
 
Esta situación es responsabilidad de la política llevada adelante por el secretario general de la UTA nacional, Roberto Fernández, garante de los negociados y de los ajustes que imponen las patronales locales y el municipio del intendente radical Mestre. Fernández, mediante su interventor Luis Arcando, intenta permanentemente disciplinar una seccional convulsionada por decenas de reclamos insatisfechos, con tradición de organización y lucha y varias rebeliones encima.
 
La jornada comenzó con una movilización de más de 400 trabajadores de todas las empresas, con abandono total de tareas en Trolebuses y parcial en Ersa y Aucor. En la asamblea general llevada adelante frente a la sede sindical y con un enorme piquetazo que paralizó la ciudad de Córdoba, se votó continuar en asamblea general y convocar a los trabajadores de todas las empresas. Se mandató a todos los delegados presentes que lo garanticen en las puntas de líneas.
 
Ninguna autoridad de la UTA nacional ni de la intervención se hizo presente en el lugar de la asamblea. Por el contrario, la sede sindical que se encuentra plenamente enrejada, se cerró y se desplegó un fuerte operativo de la guardia de infantería de la policía provincial para custodiarla.
 
No obstante la contundencia de la medida, una parte de los delegados que la había convocado, no sólo no acató la decisión de continuar la asamblea, sino que se retiró de la misma y a través de las redes sociales, atacó a los compañeros que sí habían defendido el mandato de una asamblea que crecía en cantidad y popularidad. Con estas maniobras, típicas de la burocracia sindical, estos delegados quisieron golpear la lucha de los trabajadores, siendo funcionales al accionar de regimentación que la UTA nacional impone a los trabajadores de Córdoba, por medio de una intervención de la seccional que sirve para garantizar todos los negociados de las patronales.
 
La asamblea general que nunca cesó, exigió que los delegados se hicieran presentes y los cuestionó por haber desconocido lo que habían votado horas atrás. Por otro lado, votó a mano alzada continuar con un plan de lucha con una movilización de todo el gremio hasta el Ministerio de Trabajo, donde se entregará un petitorio que exige la convocatoria a paritaria, un bono de 5.000 pesos hasta que se logre el aumento, así como también el llamado a elecciones de la seccional Córdoba, ilegalmente intervenida por un personero que no goza de la más mínima autoridad entre los choferes.
 
Una mención especial merecen las compañeras de Trolebuses, y particularmente las delegadas Sonia Beas y Erica Oliva, quienes, en un gremio donde más del 80% son hombres, se transformaron en la dirección del movimiento por su conciencia, su firmeza y predisposición a la lucha.
 
Este jueves habrá un nuevo capítulo de lucha para el conjunto de los trabajadores de UTA Córdoba, que será seguida con atención por los choferes a nivel nacional. Es necesario extender a todo el país la lucha por el salario y contra las arbitrariedades de la burocracia sindical.
Tags: uta, uta-cordoba, trolebuses

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero