3 de agosto de 2017 | #1469 | Por Paula Retambay

Jujuy: Sigue el paro en el Ingenio La Esperanza

El proceso de reconversión y el plan de Gerardo Morales (UCR-Cambiemos) para solucionar el conflicto azucarero en La Esperanza, hasta el momento es palabra muerta. El gobernador ha planteado que es necesario desvincular 680 trabajadores para hacer efectiva la llegada de un grupo inversor privado para hacerse cargo del ingenio, pero desconoce el acta de audiencia firmada por miembros de su propio gabinete, como el ministro de Trabajo y Empleo, Jorge Cabana Fusz; el diputado Fabián Tejerina, en representación del Ingenio La Esperanza, y el secretario de Trabajo y Relaciones Laborales, Juan Ignacio Palermo, el 12 de enero pasado. En dicha acta el gobierno se compromete a satisfacer los créditos laborales de los trabajadores hasta el momento en que el inversor privado se hiciera cargo, garantizando las fuentes de trabajo de los obreros hasta la venta del ingenio.
 
Lo único que “cumplió” fue el pago del retiro voluntario de 70 trabajadores (aunque no en los términos acordados, ya que lo que se pagó está muy por debajo de lo que corresponde), que era uno de los puntos que se venían reclamando y que se dio luego de la importante asamblea que decidió parar.
 
Acciones de lucha
 
El lunes 24 de julio, los obreros fueron al paro por tiempo indeterminado con permanencia en la puerta de fábrica. Recién ese día, y con el paro de por medio, el gobierno depositó los 120 mil pesos (no se puede llamar indemnización) a cada obrero que aceptó el “retiro voluntario”. El martes 25 se reunió la Comisión Directiva del Sindicato (SOEA) con miembros del Ministerio de Trabajo para discutir algunos puntos de la demanda, con el objetivo de llegar a un acuerdo e ir resolviendo el conflicto con la fábrica en marcha. El gobierno no dio ninguna respuesta al reclamo de los trabajadores. Es en este marco que se resolvió movilizar hacia la ciudad de San Pedro, cabecera de la región. El miércoles 26, los trabajadores emprendieron una marcha de más de 4 kilómetros junto a vecinos, familiares, organizaciones sociales y de derechos humanos, partidos políticos, etc., de la cual también participó el Partido Obrero de Jujuy.
 
Este tercer día de paro, entre cantos y banderas flameando, los cientos de compañeros que se dirigieron caminando desde La Esperanza hacia San Pedro (de donde proviene el 90% de los trabajadores) y las decenas de motos con sus bocinas y el paso firme y veloz que la situación ameritaba, hicieron sentir su reclamo y la exigencia al intendente Julio Bravo (UCR) que intervenga directamente en el conflicto. Mientras la gran columna obrera fue recibida por los vecinos con aplausos y muestras de solidaridad, Bravo huía del municipio para escapar de su responsabilidad de pararse del lado de los trabajadores para defender sus puestos laborales.
 
Conciliación obligatoria, rechazada
 
En este contexto, el Ministerio de Trabajo y Empleo de la provincia dictó la conciliación obligatoria y se convocó al SOEA a una audiencia para el viernes. Esta maniobra por parte del gobierno provincial es totalmente arbitraria, ya que el Estado pretende ser juez y parte en el conflicto, y sólo conmina a los obreros a volver a la fábrica sin ningún avance en las negociaciones. Esta acción refleja la orientación del gobierno, que actúa en connivencia con las patronales en esta avanzada sobre el conjunto de las conquistas de los trabajadores.
 
Luego del rechazo de la conciliación obligatoria por parte del SOEA, durante el cuarto día de paro se realizó una caravana en la Ruta Nacional 34 desde Arrayanal hasta la entrada a San Pedro, como otra modalidad de protesta, ante la falta de repuesta por la desafectación de los empleados de la fábrica a la jornada laboral de zafra, de mejores condiciones de trabajo y seguridad, falta de equipamiento de trabajo y ante la falta de información sobre los posibles inversores (o “inversores fantasmas”, como los llaman los obreros) y la falta de claridad sobre la situación del ingenio.
 
El quinto día de paro se resolvió, en asamblea, continuar con la medida por tiempo indeterminado ante la ausencia de respuestas por parte del gobierno.
 
El gobierno sigue tensando la cuerda y ha amenazado con no pagar los días no trabajados, incluso no pagar la quincena.
 
Por un segundo congreso de la FAR
 
En este marco, desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda planteamos nuestra completa solidaridad y disposición con los obreros, y reforzamos nuestro planteo sobre la necesidad de convocar a un segundo Congreso Azucarero de la  Federación Azucarera Regional (FAR) para poder superar el aislamiento de conflictos particulares y poder discutir de conjunto qué medidas tomar entre todos los trabajadores azucareros de Jujuy y Salta para evitar los atropellos de las patronales privadas y los gobiernos que las apoyan. Ante el cuadro de avanzada sobre las conquistas laborales de las patronales azucareras es urgente la realización de una jornada de lucha del conjunto de los trabajadores de los cinco ingenios que integran la FAR. Esto le daría fuerzas a los conflictos de La Esperanza, San Isidro y de Ledesma, ya que ante estos tres ataques no se anunció ninguna medida.
 
Más que nunca, resulta imprescindible que el movimiento obrero del azúcar resuelva un fuerte plan de lucha en defensa de sus puestos de trabajo y de las condiciones laborales.
 
Se puede ganar
 
Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda creemos que la importante marcha del 26 de julio y el apoyo de las familias es una muestra de que a esta lucha puede ganarse. Debemos desarrollar fuertemente las instancias asamblearias, confiar en la fuerza de las bases obreras, sin depositar expectativas en el gobierno ni en los partidos de la coalición del ajuste.
 
* Apertura de los libros. Control obrero de las finanzas y de la producción.
 
* Ningún despido ni desvinculación. Todos adentro.
 
* Liquidación de todas las sumas adeudadas a los obreros y entrega de los equipos de trabajo.
Tags: ingenio-la-esperanza, jujuy, paula-retambay, azucareros

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero