9 de noviembre de 2017 | #1481 | Por Gabriel Solano

Aranguren, la corruptela de un gobierno offshore

Ahora ya sabemos que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, no es el único miembro del Poder Ejecutivo que figura en los documentos investigados del Paradise Papers. En las últimas horas, los periodistas con acceso a la documentación revelaron que también figura el ministro Energía, Juan José Aranguren.
 
La acusación en su contra, que surge de los documentos, es más que pesada: Aranguren presidió una sociedad offshore de Shell radicada en Barbados, armada con el objetivo de vender gasoil a América Latina. Esa actividad no cesó cuando el ex presidente de la petrolera anglo-holandesa fue designado ministro. Es más, ya con Aranguren en el Ministerio de Energía, la sociedad offshore que había presidido ganó trece licitaciones para la importación de gasoil. Sólo por siete de estas compras la sociedad offshore ganó 150 millones de dólares.
 
La importación de gasoil y gas licuado fue uno de los grandes negociados por los que se investiga a De Vido y a otros funcionarios que compartieron con él responsabilidades en el Ministerio de Planificación. Con la revelación periodística de los Paradise Papers queda claro que ese modus operandi alcanza al gobierno actual.
 
La figura de Aranguren es emblemática porque resume en una sola persona las dos facetas de la corrupción: la de los funcionarios y la de los empresarios. El ex titular de Shell se ha beneficiado así por partida doble.
 
Si la Justicia ha decidido dictar la prisión preventiva a los miembros del gobierno anterior, al considerar que en su carácter de ex funcionarios tienen aún poder para obstruir la acción judicial, ni qué decir que ese argumento es mucho más valedero para los funcionarios actuales que detentan el control del aparato del Estado.
 
La posibilidad de que Macri, ante estas revelaciones, decida la separación de Aranguren y Caputo son menos que nulas. Después de todo, él mismo figura en los documentos de los Panamá Papers. El silencio del ‘ala republicana’ del gobierno, con Carrió a la cabeza, prueba, por si hiciera falta, que son defensores de una administración de corruptos.
La corruptela del gobierno actual echa sus raíces en el funcionamiento mismo del capital. Para terminar con ella es necesario ir a fondo -o sea, terminar con el capitalismo y sus gobiernos.
 
Tags: aranguren, corrupcion, off-shore

Sobre el Autor

Gabriel Solano

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero