6 de diciembre de 2017 | Por Judas

La novela de Padura sobre Trotsky, en clave de música contemporánea

Se presenta en el Centro Experimental del Teatro Colón.

La novela del cubano Leonardo Padura El hombre que amaba a los perros, que narra el asesinato de León Trotsky en México en 1940, se transformó en una obra adaptada a la ópera contemporánea de la mano de Fernando Fiszbein, compositor argentino que vive en Francia y que presentó su versión en el Centro Experimental del Teatro Colón.

La construcción -que se realiza con una soprano, un bajo barítono, un tenor, un contratenor y un recitante, acompañados por el Ars Nova Ensemble bajo la dirección de Jean-Michael Lavoie- produce un efecto disruptivo y permite, mediante imágenes de archivo de discursos de Trotsky, poner al líder de la Revolución de Octubre en escena, a cien años de aquella.

“Forma parte de un proyecto mayor de dos horas que estrenaremos en 2019", dice a Prensa Obrera Fiszbein. "El trotskismo es una tradición política que tiene actualidad. Mi intención fue darle vida musical a esta novela que condensa pasiones ideológicas, políticas y personales, que confluyen en la imagen del héroe trágico, que es Trotsky. Las imágenes de archivo muestran su llegada a México, la conformación de la Oposición de Izquierda para enfrentar al estalinismo y el contra-proceso [en referencia a la comisión Dewey] a los juicios de Moscú, que condenaban a Trotsky como agente de los servicios secretos ingleses y alemanes”. Las voces y los instrumentos dan vida a la narración de un modo muy potente, con las herramientas musicales más contemporáneas. “Traté de ser lo más fiel al texto de Padura y a la vez emprendí una búsqueda para darle una encarnación musical a esa trama”.

La novela se realiza a través de tres tiempos: el comienzo del exilio siberiano de Trotsky por orden de Stalin y las circunstancias que lo rodean, como la visita posterior en Prínkipo de los Paz, unos trotskistas franceses que luego romperán con el fundador del Ejército Rojo. El segundo tiempo marca los acontecimientos que convirtieron a Ramón Mercader del Río, un militante del PC español, en Jacques Mornard, el hombre que habría de asesinar con un piolet (picahielos) a Trotsky en 1940. Y la tercera muestra al narrador que se encuentra con Mercader viviendo en Cuba a fines de los setenta. Las dos primeras líneas narrativas se encuentran presentes en esta primera parte de la adaptación de Fiszbein, una obra cuya primera parte se presentará hasta el miércoles 6 y jueves 7 a las 20 en el Centro Experimental del Teatro Colón.

Tags: trotsky, cultura

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero