12 de septiembre de 2017 | Por Fausto y Milton (Pellegrini)

De cara a la marcha del 15, avanza la lucha de los secundarios

En un nuevo aniversario de la Noche de los Lápices, crecen las tomas y marchamos en contra de todas las reformas anti-educativas y por la aparición con vida de Santiago Maldonado.
La lucha de los estudiantes secundarios se profundiza: ya casi son 20 los colegios tomados en contra de la reforma anti-educativa del macrismo, que busca avanzar en el reemplazo de docentes por “facilitadores” precarizados y en la sustitución del quinto año del secundario por trabajo gratuito de los estudiantes en empresas.
 
El 15 de septiembre, a un día del aniversario número 41 de la Noche de los Lápices, tendrá lugar una movilización que comenzará a las 16hs frente al Palacio Pizzurno (Ministerio de Educación nacional) para dirigirse hacia Plaza de Mayo y de allí al Ministerio de Educación porteño, contra la reforma y exigiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado.
 
El miércoles pasado, más de 5.000 estudiantes, docentes y padres realizamos una movilización histórica a ambos ministerios, que culminó en una gran asamblea abierta. Allí, los compañeros de la UJS-Partido Obrero planteamos los desafíos de esta lucha y la posibilidad de organizar un estudiantazo que derrote a este intento de vaciar de contenido a la educación pública.
 
En lucha
 
Entre los colegios tomados podemos encontrar al Cortázar, el Fader, el Nacional Buenos Aires, el Pellegrini, el Yrurtia y el Mariano Acosta, con un destacado activismo estudiantil.  
 
En el caso del Fader, los estudiantes han hecho lo que el gobierno nunca se preocupó en hacer: arreglar las condiciones edilicias del establecimiento (sin dejar de luchar para que el Estado se haga cargo). A su turno, en el Cortázar y el Yrurtia son constantes las actividades de formación, en las que tiene un peso fundamental una de las reivindicaciones más importante que tiene el movimiento estudiantil: la de una verdadera educación sexual científica y laica.
 
Los colegios denominados “piloto” (donde las autoridades han cocinado, a costa de la comunidad educativa, que se aplique primero la reforma) también libran una lucha muy importante, como es el caso del Liceo 9.
 
El kirchnerismo y la reforma
 
El kirchnerismo, conducción de la Coordinadora de Estudiantes de Base, tuvo que salir a apoyar las tomas (a las que se oponían sistemáticamente) debido a la radicalización del movimiento estudiantil: el activismo independiente es quien lleva adelante las tomas y quien quiere poner en jaque al gobierno y hacerlo retroceder.
 
Un sector dentro de los K ha llamado incluso a que se “democratice” la reforma, un encubrimiento total de aquellos que le hacen el juego el macrismo. Por el contrario, la UJS defiende la posición de los estudiantes, por la derrota de una reforma que no tiene nada para ofrecernos.
 
Defendamos las tomas
 
Los estudiantes no queremos más tregua: todos los colegios deben tener asamblea y sumarse al plan de lucha.
 
La UJS se propone una línea alternativa a quienes en la Coordinadora actúan como asesores de la ministra de Educación porteña Soledad Acuña, queriendo darle consejos y recomendaciones. Queremos preparar una gran movilización para el próximo 15 de septiembre, que se expandan las tomas a todos los colegios y tirar abajo esta reforma anti-educativa y flexibilizadora.
 
¡Que Acuña de la cara y escuche los reclamos de los secundarios! ¡Vivan las luchas de los estudiantes secundarios! ¡Vivan las tomas! ¡Viva la educación pública!
 
 

 

Tags: Noche-de-los-lapices, secundarios

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero