15 de enero de 2018 | Por Partido Obrero

Las arbitrariedades de la Cámara de Apelaciones para rechazar el pedido de libertad de César Arakaki

En el día de la fecha la Cámara Federal de Apelaciones resolvió rechazar la excarcelación solicitada por los abogados del militante del Partido Obrero César Arakaki, quien actualmente está detenido por haber participado de la masiva movilización del 18 de diciembre pasado contra la reaccionaria reforma previsional.

La decisión de la Cámara desconoció que no existe motivo alguno para justificar la prisión preventiva de Arakaki, ya que este desde el primer momento estuvo a disposición de la Justicia, al punto que se presentó de manera espontánea al tomar conocimiento de informaciones periodísticas de que estaba siendo investigado. Aclarado esto agregamos que Arakaki tampoco tiene la menor capacidad de obstruir el desarrollo normal de la investigación, que es el otro causal junto con el temor a la fuga que puede justificar una prisión preventiva en esta etapa procesal.

Ante la falta de motivos reales para mantener a Arakaki tras las rejas, la Cámara de Apelaciones recurrió a argumentos escandalosos, que contradicen aviesamente la legislación vigente.

En su escrito, por ejemplo, la Cámara de Apelaciones señala como causal para rechazar la libertad del militante del Partido Obrero que “aún no se ha definido su situación procesal” cuando justamente ese argumento debiera llevar a su inmediata liberación, ya que la prisión preventiva no puede dictarse sin antes definir la situación procesal del imputado.

En otro tramo del escrito se cita como otra causal que “aún no se ha logrado dar con algunos de los imputados cuyos vínculos con el imputado, más allá de lo indicado por su defensa, aún no se encuentran establecidos pero tampoco descartados”. Estamos ante el extremo de las arbitrariedades, porque la Cámara actúa por prejuicio, ya que admite no haber podido establecer vínculo alguno. En este párrafo, a su vez, el fallo recae en un peligroso agravio jurídico, al sostener que Ponce Dimas “recién” se presentó el 9 de enero, dando a entender una supuesta presentación tardía a la Justicia. Se trata de una falsedad, porque el 3 de enero, al circular versiones periodísticas respecto a su posible pedido de detención Ponce Dimas se puso a derecho.

Por último, la Cámara cita que los hechos que se le imputan a Arakaki son “graves”, pero esa calificación no explica nada porque todavía debe probarse la culpabilidad, algo que puede ocurrir en la instancia del juicio y no antes, salvo que se admita violar los principios más elementales de derecho a la defensa.

Denunciamos el fallo de la Cámara de Apelaciones por su carácter violatorio de los derechos democráticos más elementales. En los próximos días apelaremos en la Cámara de Casación y denunciaremos las arbitrariedades cometidas por el Estado en tribunales internacionales.

Reclamamos la libertad de César Arakaki y Dimas Ponce, presos por participar de la enorme movilización contra el robo a los jubilados.

Tags: reforma-laboral, presos-politicos, César-Arakaki, Dimas-Ponce, libertadaponceyarakaki

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero