10 de julio de 2017 | Por Karina Aliendre (Precandidata a Diputada Nacional)

Eldorado: avance para las mujeres trabajadoras

Con la movilización arrancamos el compromiso de apertura a término de la casa refugio para víctimas de violencia de género
A partir de la constante agitación y movilización del Plenario de Trabajadoras junto a compañeras delegadas del Polo Obrero a raíz del brutal femicidio de Paulina Portillo el pasado mes de abril, el cual expuso descarnadamente las responsabilidades del Estado en la violencia hacia la mujer, logramos apresurar los trámites para el funcionamiento de la casa refugio en la localidad. Los funcionarios designaron a un responsable para el funcionamiento del refugio y se comprometieron a reunirse con nuestra organización y con el resto de activistas una vez por mes para llevar un seguimiento. 
 
Paulina había denunciado a su concubino Maximino Barua por violencia, su madre intentó ayudarla como podía, interviniendo cada vez que él la golpeaba. Paulina intentó pedir ayuda al área de Acción Social, pero nunca fue atendida por estar indocumentada. Sin medios económicos para subsistir, se veía obligada a volver con su maltratador, en un barrio formado a partir de la necesidad de tierra para vivir, que durante mucho tiempo no contó ni con agua potable ni con corriente eléctrica.
 
Por su parte, el Centro Provincial de la Mujer (CeProMu) sabía de la situación que vivía Paulina porque en esas semanas realizaron charlas de "prevención de la violencia" en el barrio.
 
A la semana de su asesinato, nos movilizamos al Concejo Deliberante de la ciudad y exigimos que nos rindieran cuentas en una audiencia pública sobre las políticas y medidas concretas del municipio con respecto a la violencia de género. Exigimos además la apertura inmediata de una casa refugio en la localidad, que nunca se llegó a habilitar.
 
La audiencia pública que se le arrancó al municipio se realizó con la participación de un nutrido grupo de mujeres del Plenario de Trabajadoras y con la presencia de funcionarias y hasta policías de la Comisaría de la Mujer. Quedó al descubierto la precariedad que se sostiene como política de Estado en la materia. Abundaron las autocríticas y la demagogia en el abordaje de la problemática.
 
A partir de aquí redoblaremos la agitación de cara a las trabajadoras de los barrios por la organización de un concejo autónomo de la mujer, porque no queremos autocríticas ni que maquillen la demagogia estatal. Vamos a apuntar a nuestras reivindicaciones más sentidas: por el fin de la precarización laboral, por jardines maternales gratuitos en lugares de trabajo y estudio, por equipos interdisciplinarios capacitados para la asistencia de las víctimas, por el control del presupuesto por parte de las organizaciones de mujeres, independiente del Estado y los gobiernos de turno, elegido por el voto femenino y con cargos revocables.
 
 
Tags: plenario-trabajadoras, El-Dorado, femicidio, violencia-de-genero

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero