13 de octubre de 2017 | Por Plenario de Trabajadoras

Encuentro Nacional de Mujeres: Los acuerdos con la iglesia y el gobierno

El ENM es un evento masivo y único en el mundo, integrado por mujeres que luchan en todos los puntos del país contra los ataques cotidianos expresados mediante las instituciones del Estado, en los lugares de trabajo y en el plano de las relaciones interpersonales. En todos los casos el sustrato de fondo es el régimen social de explotación y sometimiento. 
 
La importancia de este evento ha llevado a los partidos del régimen y a la Iglesia a introducir a su interior una quinta columna tendiente a contener y evitar que el mismo avance hacia la organización y la lucha. Este lugar lo ocupa el PCR-CCC/Amas de Casa del País/la Cepa/La Chispa. En manos de esta organización quedó la tarea de vulnerar la decisión de las mujeres en Rosario que proclamaron como sede para este año la Ciudad de Buenos Aires.
 
El encuentro del Chaco viene cocinándose con curas, pastores y el intendente de Resistencia, Capitanich, un declarado militante de lo más rancio del clero. El método que defenderán a su interior es el de evitar que ninguna temática se extienda transversalmente en los talleres del Encuentro. Buscan evitar así que el grito contra el ajuste o por el aborto legal se unifique a nivel nacional. Ellos han resuelto de manera común con la burocracia enquistada en el XXXII ENM el recorrido de la marcha, que comienza en el campus universitario y termina en un parque de la Ciudad de Resistencia, evitando así que las mujeres se manifiesten frente a la casa de gobierno o la catedral, dos símbolos políticos de la oposición a otorgar a las mujeres los derechos reclamados.
 
Los medios locales han recibido hace 10 días un audio de parte de la iglesia católica local, en el que se propagandiza un discurso que sostiene que las mujeres que vamos al Encuentro somos las violentas, entre otras afirmaciones: “damos la bienvenida a todas ellas deseando que este encuentro se desarrolle en pacífica convivencia, se respete la pluralidad de opinión como la de quienes nos manifestamos a favor de la familia, a la vida en todas sus etapas, como así también la libertad religiosa. Expresamos de este modo el pensamiento de muchas mujeres silenciadas.” Igual campaña se está haciendo a través de notas y consignas lanzadas por organizaciones digitadas por el clero en todos los medios.
 
Aunque el Encuentro Nacional de Mujeres no es de las que conspiran con el clero contra los derechos de las mujeres y de las que ocultan a los curas pedófilos y los abortos practicados para defender el “honor” de los curas, éstas han podido ingresar al mismo de la mano del PCR, que actúa como policía político del régimen. El Encuentro es de aquellas que hace 32 años resolvieron unirse para defender los derechos de las mujeres negados por los gobiernos y las instituciones como la iglesia católica.
 
La violencia al interior del ENM ha sido históricamente ejercida por los enviados de la iglesia y por servicios colocados a los fines de crear disturbios para justificar represiones, como ocurrió de manera grosera en Mar del Plata con la policía de Scioli y en Rosario con la de Bonfatti, contra la versión que el clero y Capitanich han echado a correr queriendo presentar a las mujeres que nos movilizamos al Chaco como las violentas. Ocultan el PCR y el clero que sus enviados irrumpieron a golpes de puño en los talleres de aborto en Tucumán en el año 2009, realizando corridas al interior de la escuela, empujando y lastimando a mujeres que debatían en talleres. Ocultan que fueron los protegidos de la iglesia quienes tiraron bombas molotov a micros de mujeres que viajaban de vuelta del Encuentro Nacional en Mendoza junto a otros graves hechos de violencia que protagonizaron los enemigos de los derechos de las mujeres.
 
El movimiento de mujeres está en una fuerte encrucijada. Para avanzar debe sacudirse la loza que le impide dar pasos reales hacia la conquista de sus derechos - esta burocracia que actúa a espaldas del movimiento y en favor de intereses propios y de intereses ajenos a los que las mujeres hemos proclamado en los talleres y en las grandes movilizaciones que hemos puesto en pie. 
 
Vayamos a fondo por nuestros derechos: aborto legal, trabajo en blanco, igual salario por igual trabajo, basta de femicidios y discriminación hacia las mujeres. Separación de la iglesia del Estado, ningún representante de esa institución misógina y pedófila interfiriendo sobre la decisión de las mujeres, ni sobre nuestros cuerpos ni sobre nuestros encuentros. Para enfrentar a Macri y a todos los ajustadores, movimiento independiente de mujeres.
 
 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Por qué no fue en Capital este Encuentro Nacional
 
El día lunes en cada Encuentro Nacional por aclamación se resuelve la nueva sede. En Rosario nos fuimos apostando en el Monumento a la Bandera quienes nos quedábamos para proponer que la sede este año fuera Caba. 
Delante del escenario solo estaban las seguidoras del PCR y la bandera de Patria Grande con un puñado de unas 40 militantes. No más de 300 mujeres adelante del escenario, mientras en toda la explanada había unas 2000 mujeres independientes y de diferentes fuerzas políticas, antagónicas incluso en muchos aspectos,  reclamando que la nueva sede fuera Capital. El PCR no llevó el sonido que se había reservado para el evento final como se hace año tras año y con una cámara que apuntaba sólo a sus seguidoras construyeron la farsa de la elección de Chaco. Repitiendo los métodos de lo más rancio de la burocracia sindical, vulneraron la decisión de la mayoría de las mujeres. Esta y todas las maniobras deben ser desnudadas para avanzar en nuestra organización. Fuera la burocracia del Encuentro Nacional de Mujeres!
 
Tags: encuentro-nacional-de-mujeres, chaco, capitanich, iglesia

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero