5 de noviembre de 2017 | Por Vanina Biasi

Primer encuentro nacional de mujeres en Uruguay

Integrantes de organizaciones de mujeres, de movimientos sociales y feministas armaron la convocatoria al 1er Encuentro Nacional de Mujeres en Uruguay. Del Encuentro participaron alrededor de 400 mujeres uruguayas y unas 100 argentinas, entre otras que llegaron desde Chile y Brasil.  La iniciativa fue el resultado de la organización de esas mujeres para concurrir al XXXI Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, Argentina y desde allí se inspiraron para repicar la iniciativa. La lucha por el Ni Una Menos en la Argentina ha sido de gran inspiración para la organización de las mujeres en todas las latitudes.
 
En Uruguay, el 8 de marzo se protagonizó una de las movilizaciones más importantes de la historia de ese país. Detrás de las demandas del  movimiento de mujeres alrededor  de 300 mil personas marcharon por las calles de Montevideo.
 
El verdadero rostro del Frente Amplio
 
El dato político no es menor si se tiene en cuenta que Uruguay es presentado como un país de avanzada en materia de derechos de las mujeres por haber despenalizado el aborto bajo el gobierno de Mujica en el año 2012, una presentación falsa del verdadero contenido de la medida y de sus alcances. El Frente Amplio uruguayo es protagonista de medidas políticas que han afectado al conjunto de la clase obrera y particularmente a las mujeres.
 
El rasgo más poderoso de su política capitalista ha sido el cierre de 79 fábricas, la pérdida de 40 mil puestos de trabajo sólo en el sector de la construcción,  la precarización laboral completa, la pérdida de condiciones laborales para los trabajadores del campo y de la ciudad, la privatización, el vaciamiento de la educación y la salud, realidad que quedó crudamente planteada en los talleres del Encuentro. En el país charrúa el salario mínimo es de 6000 pesos argentinos, el promedio salarial es de 10000, casi 1 millón de uruguayos gana alrededor de 7000 pesos argentinos y el costo de vida está por encima del argentino aún después de las fuertes devaluaciones y tarifazos que hemos sufrido. El costo de la nafta en Uruguay es el más alto de toda América latina. El costo de la canasta familiar para una familia tipo uruguaya ronda los 35 mil pesos argentinos.
 
 
El Encuentro se desarrolló en medio del comienzo de un conflicto con los trabajadores de la banca nacional en rechazo a la privatización del BROU (Banco República) que impulsa Tabaré.
 
La política del gobierno de Tabaré Vázquez es una combinación de incremento del punitivismo, de reforzamiento de la represión a través de un protocolo antipiquetero que es aún peor que el de Argentina, el decreto de esencialidad con el cual se han prohibido importantes huelgas y una reproducción de la agenda política de la derecha. En definitiva, Uruguay se encamina a un proceso político que ya ha caracterizado a los gobiernos de Cristina Kirchner y de Dilma Rousseff, por la entrega a los programas que terminaron abriendo paso a gobiernos derechistas.
 
El encuentro
 
En este marco sesionó un Encuentro de Mujeres al que la dirección del PIT CNT, central sindical de Uruguay, le dio la espalda. La central sindical ya había estado en medio de una fuerte polémica cuando algunos sectores de mujeres de gremios impulsaron la convocatoria a un paro de 24 hs para el último 8 de marzo, iniciativa que la central rechazó, impulsando un paro de un par de horas sin ninguna incidencia real.
 
Esto  no puede ser de otra manera ya que el oficialismo frenteamplista de la burocracia sindical entra en un permanente choque con los sectores que impulsan la independencia de los trabajadores como ocurre ahora con el conflicto bancario. Entre las organizadoras del EMU hay un predominio de un sector feminista que a la vez que orienta el contenido de su política contra el gobierno e incluso se plantea antipatriarcal y anticapitalista, no encuentra una estrategia social y política socialista para concretar sus expectativas con relación a la emancipación de la mujer. Esto tiene el peligro de presentar el problema de la mujer alejado de su contenido de clase y en definitiva terminar tendiendo puentes  con sectores y clases sociales que no pasarán de la amonestación moral hacia algunos de los contenidos de la ideología y las expresiones materiales que impone el régimen capitalista.
 
La delegación del Plenario de Mujeres Trabajadoras, la organización de mujeres del PT, que intervino al interior del Encuentro lo hizo con una declaración general y un boletín concentrándose en los talleres relativos al tema de trabajo, aborto, femicidios y explotación sexual y trata. Desde el Plenario de Trabajadoras de Argentina participamos con una delegación integrada por Soledad Sosa, diputada nacional por el FIT, Vanina Biasi y Carla Deiana dirigentes del Plenario de Trabajadoras y del Partido Obrero.
 
 
En el taller de Situación Económica en Uruguay, se dio un intercambio que marca la realidad de cruzó este Encuentro en la voz de una trabajadora cañera que hizo un relato agudo sobre las condiciones de trabajo semiesclavo en las que se desenvuelve la actividad y cómo impacta eso particularmente sobre las mujeres.
 
Las compañeras del PT uruguayo junto a otras luchadoras por el aborto legal, denunciaron los fuertes lazos del gobierno con la Iglesia, la habilitación de la objeción de conciencia que implica que departamentos enteros no atiendan las requisitorias de prácticas de abortos, los límites de una ley que mantiene la condena a la mujer que aborta, que obliga a las mujeres a pasar por no menos de 4 pasos previos para llegar al tratamiento, que tiene el límite de las 12 semanas por lo que en Maldonado se produjo una muerte por aborto clandestino de una mujer que no pudo acceder a la práctica despenalizada e incluso la intervnción del poder judicial en contra de niñas violadas que no han podido acceder a la práctica.
 
Cómo seguirla
 
El EMU tiene un valor especial ya que se configuró como un espacio de independencia del gobierno y de las burocracias sindicales. Fue apoyado por algunas conducciones sindicales y por la FEUU (federación estudiantil), con presencia mayoritaria de sectores opositores al FA.
 
La iniciativa debe crecer a la luz de proponerse acercar a más y más trabajadoras que encuentren en este tipo de evento el canal para la elaboración de un  programa de reivindicaciones laborales que tengan por propósito arrancar conquistas para mejorar de manera concreta la vida de las mujeres, un planteo que no puede estar disociado de la pelea por la conquista de las conducciones sindicales y la lucha contra la burocracia sindical enquistada en ellas.
 
Al mismo tiempo es importante fortalecer una acción para pasar de la despenalización a la legalización del aborto y a poner fin a esta forma de intervención estatal represiva sobre el cuerpo de las mujeres.
 
Viva el primer Encuentro de mujeres de Uruguay, viva la lucha internacional de las mujeres por sus derechos, conquistas que sólo son posibles si se enlazan de manera consciente junto a la lucha del conjunto de la clase obrera por su liberación.
 
Tags: EMU, Uruguay, plenario-de-trabajadoras

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero