14 de julio de 2017 | Por Cuki Menna

Santa Fe: en Santo Tomé crece la violencia contra las mujeres

Aumentan las denuncias y también la demagogia gubernamental
La responsable del área de género de Santo Tomé, Santa Fe, la socialista Carina De Paoli, salió hace poco a festejar la entrega de 63 botones antipánico, el mismo que tenía en sus manos la maestra jardinera cordobesa Marita Lanzetti cuando su marido la degolló enfrente de sus alumnos. En una ciudad de poco más de 80 mil habitantes, se registró un aumento de las denuncias por violencia de género de 144 casos a 227, en menos de un año. 
 
Uno de los casos más resonantes fue el cuádruple crimen que conmovió a la localidad y que tuvo resonancia nacional, ocurrido a fines del año pasado, cuando Feruglio asesinó al padre, a la madre, al padrastro y a la hermana de Romina Dusso, joven santotomesina que la noche previa a los asesinatos había denunciado en la comisaría de la mujer la violencia ejercida contra ella por quien era su ex pareja. 
 
Los que gobiernan admiten que la situación de las mujeres en la ciudad está cada vez peor. De Paoli dijo que en lo que va del año ya son 227 situaciones atendidas, “sin contar la cifra negra, es decir, aquellos casos de los que no tenemos registro”, es decir, las que se niegan a tomar en la comisaría de la mujer que pondera el gobierno que integra la funcionaria “socialista”. 
 
Santo Tomé tiene un largo historial de violencia, casos de desapariciones de mujeres y explotación sexual e incluso torturas de mujeres en la comisaría, todo a lo largo de sucesivos gobiernos; a la lucha de las organizaciones de mujeres para que se tomen las denuncias, haya justicia para las víctimas y asistencia integral gratuita, desde el municipio responden con demagogia y medidas que ya han fracasado en el pasado porque se descarga el peso de la descomposición social sobre las espaldas de la propia víctima. 
 
Son medidas que constituyen un obstáculo al abordaje real del problema porque pone el eje en cómo la propia víctima podría defenderse de su agresor “sacándole tarjeta roja” o “apretando un botón antipánico”. Una forma de exculpar las responsabilidades policiales, judiciales y políticas en el agravamiento de la violencia contra las mujeres. 
 
Desde el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero planteamos:
 
- Consejo Autónomo Nacional de la Mujer, electo y revocable por padrón femenino desde los 13 años. Elección y revocabilidad de fiscales y jueces por padrón femenino que constituyan fiscalías especializadas en género. Justicia por las víctimas de femicidio. Juicio y castigo a  los responsables policiales y políticos cómplices. 
 
-Desmantelamiento de las redes de trata y narcotráfico. Apertura de los libros de las comisarías a la consideración popular. Nacionalización de los puertos bajo control obrero.
 
-Creación de Centros Integrales de la Mujer, con atención las 24 horas, integrados por equipos interdisciplinarios en planta permanente, bajo control de las organizaciones de mujeres. Creación de Casa refugio.
Tags: plenario-de-trabajadoras, centros-integrales-mujer

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero