10 de enero de 2017 | Por Patricia Jure (Diputada provincial por el Frente de Izquierda)

Abajo los despidos en el jardín de infantes de la legislatura neuquina

El 29 de diciembre (último día laboral en la Legislatura de Neuquén), fueron despedidas tres trabajadoras del jardín maternal y de infantes de la Legislatura de Neuquén.

Se trata de una historia de flexibilización laboral, contratos basura, maltrato, que terminó con la selección de las compañeras que intentaron sindicalizarse para defender sus derechos.

Las trabajadoras solicitaron formalmente y con mucha anticipación, una reunión para conocer la situación laboral. Recibieron evasivas y presiones.

El secretario general de ANEL (Asociación Neuquina de Trabajadores Legislativos), Juan Benítez, salió al cruce ante nuestra denuncia de la situación. Su declaración ha sido elocuente, porque en vez de defender a las trabajadoras, fue vocero de la patronal. Confirmó que eran tres despedidas, antes que las trabajadoras recibieran los telegramas. Es decir, que lo sabía. 

Y fue más a fondo, justificó los despidos en nombre de la "optimización de los recursos y la reducción de la matrícula", la que se modificó de 52 a 49 niños y niñas. Una impostura.

Si esto es grave, peor fue conocer que el propio sindicato integró una comisión evaluadora que marcó a las nominadas al despido. Algo que Benítez consideró dentro de las reglas del juego que las trabajadoras sabían por estar bajo contrato.

Además de dejar pasar el trabajo precario, ni se le ocurrió considerar otra regla del juego: estaban vencidos los plazos para que la patronal rescinda el contrato y por lo que la renovación ya era automática.

Se trata de un proceso de vaciamiento del jardín que fue inaugurado en 2013 como maternal y de infantes (bebés desde los 45 días hasta los 4 años). Ya no se abrió la inscripción para la sala de 4 años. 
El plan final, que se informó extraoficialmente y se viene debatiendo desde principio de año, es el del cierre y el cambio a un sistema de vouchers. Lo que significaría un retroceso, incluso considerando que es un jardín que estando en las inmediaciones laborales, permite a las madres amamantar a sus bebés en mejores condiciones. O ir a ver a sus hijos ante cualquier inconveniente. Nunca es lo mismo que un jardín privado, que hace del lucro su objetivo, que queda lejos, que requiere más tiempo para llevar y traer a los hijos.
Para colmo a los trabajadores les descuentan entre el 3 y el 6% de sus salarios para el mantenimiento del jardín. Algo que nuestra bancada denunció en el debate sobre el presupuesto legislativo, porque ya cuenta con partidas para el mantenimiento y personal. El descuento es una confiscación salarial que anula el derecho.

La confirmación de los despidos, despertó la indignación de madres y padres que firmaron un petitorio por la reincorporación y se han sumado firmas de distintos delegados y dirigentes gremiales como de las seccionales opositoras de ATEN, referentes de organismos de derechos humanos, etc.

Desde la bancada del Frente de Izquierda, acompañamos la lucha de las trabajadoras despedidas por su reincorporación, reclamamos el pase a planta permanente de todos los trabajadores del jardín de infantes y presentamos un pedido de informes sobre este fraude laboral organizado y ejecutado en la Legislatura neuquina.

Tags: despidos, neuquen, Jardin-de-infantes

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero