11 de octubre de 2017 | Por Tomás Eps (@tomaseps)

CFK y el voto que incomoda al poder

En una entrevista con Elizabeth Vernaci, la ex presidenta intentó ningunear a la izquierda en clave electoral.
En la entrevista que dio este mediodía en Radio con Vos, Cristina Fernández de Kirchner ironizó en relación con el voto al Frente de Izquierda: “¿A vos te parece que incomodás mucho al poder votando así?”, chicaneó a uno de los conductores. “Cuando quieras incomodar al poder, votanos a nosotros”, agregó. El diálogo completo fue el siguiente:
 
–¿Vos sos del Partido Obrero?, le preguntó la ex presidenta al periodista Alejandro Bercovich.
 
–No soy del Partido Obrero. Ahora lo voy a votar a Nicolás del Caño, aclaró Bercovich. 
 
–¿A vos te parece que incomodás mucho al poder votando así?
 
–Sí, me parece que sí, se defendió el periodista. Los diputados de izquierda estuvieron en todas las movilizaciones cuando Berni estaba con los gendarmes, agregó.
 
Que la ex presidenta y candidata a senadora por Unidad Ciudadana pretenda colocarse a ella misma y al peronismo como "antisistema", al cabo de haber gobernado durante una década pagando puntualmente la deuda externa a los usureros, promoviendo los intereses de las corporaciones mineras, encubriendo a los vaciadores del sistema energético y de transporte, parece una broma de mal gusto. Para defender estos intereses, CFK se procuró el Proyecto X y las leyes anti terroristas, nombró a Sergio Berni como secretario de Seguridad y a César Milani al frente del Ejército. Su gobierno dejó un tendal de luchadores populares asesinados por las fuerzas represivas. "Los poderosos" la aplaudían a cuatro manos cuando hacía esto. En esa época, CFK afirmaba que a su izquierda estaba la pared. Ahora, se muestra desesperada por recolectar los votos al Frente de Izquierda, instalado ya sin dudas como una referencia nacional. El Partido Obrero desarrolló una labor sistemática de delimitación política y programática frente al nacionalismo K, que ensayó la cooptación y el garrote contra las movilizaciones independientes.   
 
La candidata de Unidad Ciudadana procura presentarse como “anti-sistema”, pero durante los dos años de gobierno macrista, los bloques del FpV votaron más de 80 leyes de ajuste con el oficialismo y en aquellas provincias que gobierna (¡Santa Cruz!) se ha "destacado" en su ejecución. Como para que no queden dudas para después de octubre, CFK acaba de refrendar su fidelidad al aparato del PJ y a los "barones del conurbano". Durante estos meses, CFK llamó a sus personeros sindicales a planchar cualquier movilización, mientras el pueblo argentino y la clase obrera se empeñaban por colocar en el centro de la situación política las banderas populares (marchas contra el 2x1 y por la aparición de Santiago Maldonado, ocupaciones de AGR y Pepsico, Marcha Federal Educativa, Paro de Mujeres…). No se trata de "incomodar" a los poderosos sino de desarrollar la movilización popular para derrotar al ajuste. CFK encabeza un movimiento en disgregación.    
 
Historial
 
La descalificación a la izquierda y el Partido Obrero no puede sorprender a quienes hayan seguido los repetidos y enconados ataques de CFK y sus funcionarios hacia quienes se movilizaron de forma sistemática contra su gobierno y los atropellos de los "poderosos".
 
En el historial se puede encontrar al represor Aníbal Fernández tildando de “izquierda siniestra” a los organizadores de la movilización independiente del 24 de marzo de 2006; la acusación contra el PO por “instigar” la pueblada en Santa Cruz ese mismo año (tesitura que volvió a exhibir Alicia K. ahora, en 2017); las falsas imputaciones de Fernández-Randazzo contra el PO y otras fuerzas por la quema de trenes en Castelar en 2008; los ataques a los trabajadores de Gestamp que ocuparon la planta en 2014 que querrían “tomar el Palacio de Invierno y creen que cuanto peor mejor”, y sigue la lista.
 
Las embestidas no fueron solo verbales: la patota de la burocracia sindical que asesinó a Mariano Ferreyra, militante del PO que acompañaba una protesta de ferroviarios tercerizados, había estado presente días atrás en un acto de Hugo Moyano con CFK en el Estadio Monumental. En ese entonces, CFK ponderaba a Pedraza como "modelo del sindicalismo que construye”. Tras el crimen de Mariano, mientras Pedraza continuaba siendo invitado a los actos protocolares y el entonces ministro de Trabajo, Carlos Tomada, le daba consejos para perpetuarse en la Unión Ferroviaria, sus funcionarios lanzaban nuevas calumnias contra los militantes ferroviarios del PO y los tercerizados que reclamaban su pase a planta permanente, acusándolos por disturbios ocurridos en Constitución en diciembre de 2010, promovidos por la burocracia sindical. Toda esta defensa enconada del “poder” del empresariado ferroviario tercerizador y vaciador (del que era parte también la burocracia) llevó a su turno a la masacre de Once, sobre la que ahora la ex mandataria culpa al maquinista y exime a los Cirigliano, los Roggio, los Emepa y todos los vaciadores que se llenaron los bolsillos al amparo de su gobierno. 
 
La lucha tenaz de la izquierda y de los trabajadores combativos ha sido la base del ascenso electoral del Frente de Izquierda y del desarrollo del clasismo en los sindicatos, con la recuperación de gremios de primer orden para la lucha.
 
El Frente de Izquierda y el Partido Obrero han estado presentes en todas estas luchas y las han defendido en el Congreso y en los parlamentos provinciales. Ante todo, han trabajado por dar una perspectiva y una expresión política propia a los trabajadores que enfrentan el ajuste, ganando el interés y el apoyo de una masa creciente de la población.
 
Desde ese lugar, llamamos a concentrar el voto contra el ajuste en las listas que presentamos en todo el país. 
Tags: elecciones, cfk, izquierda

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero