18 de junio de 2017 | Por Iván Hirsch

El ajuste, la garantía de la "bicicleta financiera" en Provincia

Desde su asunción, el gobierno de Vidal ha seguido un curso de mega endeudamiento internacional de la Provincia. Tomando 4.500 millones de dólares, llevó a que el 66% de los casi 270.000 millones de pesos de deuda se encuentre en moneda extranjera. Esto pone la provincia rumbo al default en caso de una depreciación pronunciada del peso.
 
En esta dirección el subsecretario de Finanzas, Sebastián Katz, presentó en un encuentro con representantes del FMI y el Banco Mundial un documento secreto con un plan donde informa que “la colocación de la deuda emitida por la provincia estará en manos de tres entidades financieras, el BBVA, el BNP Paribas y la JP Morgan y se desarrollará bajo la regla 144A del Mercado de Valores norteamericano, que permite a los tomadores de deuda evitar el registro de la operación y desprenderse rápidamente de los títulos, sin el requisito de 2 años de tenencia mínima.  Y como en toda emisión de esta naturaleza, el sistema legal que regulará los conflictos será la justicia neoyorquina” (elpaisdigital.com.ar, 1/5).
 
Como garantía, a su vez, “el equipo económico que conduce Hernán Lacunza promete un gasto más eficiente, ahorrando en el proceso de adquisiciones, lo que ya está en marcha gracias a las leyes de emergencia; a través del control del gasto (sic) salarial, que representa negociaciones paritarias a la baja; finanzas municipales más equilibradas, que en concreto debe entenderse como ajuste en los municipios; y aumento de los gastos de capital (...) además de una reducción del gasto social” (ídem).
 
Esta orientación, que acopla la provincia a la bicicleta financiera ofreciendo un brutal ajuste fiscal como garantía, podría entrar en crisis producto de la crisis basileña, y en particular de la revelación de las coimas de Odebrecht. La calificadora Moody’s definió al escándalo de corrupción como “un desafío crediticio soberano en la región” (El Cronista, 17/5). En ese sentido, el gobierno de Vidal suspendió el pasado 18 de mayo la licitación que tenía programada para adquirir hasta 1.000 millones de dólares en títulos. Luego del episodio, Lacunza aseguró que esperaría condiciones más favorables puesto que la provincia no tenía problemas de liquidez, no obstante lo cual licitó solo 5 días después la mayor emisión de deuda en pesos de la historia, por 15.182 millones a una tasa usuraria del 23,4%.
 
Estamos ante una política que coloca a los trabajadores de la provincia como el pato de la boda del festival de bonos para beneficiar a un puñado de especuladores, que sin embargo no han servido para poner en marcha el mentado “plan de obra pública más ambicioso de la historia”. En 2016, el presupuesto asignado a Infraestructura para obras fue subejecutado en un 33%, y la provincia entera sigue siendo una enorme zona inundable. Los hospitales siguen en el mismo “estado de demolición” que describió Vidal en su primer Asamblea Legislativa y se multiplican los reclamos de estudiantes y docentes por el derrumbe edilicio de las escuelas. La deuda es para pagar los viejos vencimientos y el déficit corriente, que suman un total de 70.000 millones de pesos.
 
Todo esto ha sido acompañado por los bloques del Frente Renovador de Massa (que estableció un pacto de cogobierno legislativo con Cambiemos), sus recientes aliados de centroizquierda del GEN de Stolbizer, y el pejota-kirchnerismo, todos los cuales han aportado los votos necesarios para un Presupuesto 2017 que habilita un endeudamiento por 52.000 millones de pesos sin detalle de obra alguna, mientras se perpetúa la caída de las partidas asignadas a Educación y Salud por quinto año consecutivo. Junto a ello, han acompañado la adhesión al blanqueo de capitales y un régimen de emergencias que elimina las licitaciones y avanza en la privatización de áreas de la Administración Pública. La completa parálisis de la Legislatura bonaerense se debe a que el gobierno ya consiguió aprobar las leyes fundamentales que se propuso.
 
El Frente de Izquierda, que ha actuado como una banca en defensa de los trabajadores, se candidatea como la opción para rechazar este rumbo de ajuste y quebranto. Vamos por diputados de izquierda y por el desarrollo de una alternativa política de quienes viven de su trabajo, a caballo de las grandes peleas como la que se encuentra librando la docencia.
Tags: ajuste, maria-eugenia-vidal, endeudamiento-provincial

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero