10 de agosto de 2017 | Por Redacción

El pesar de Macri y Triaca por la muerte de un represor

También el radical Horacio Jaunarena se "conmovió" por el fallecimiento de Jorge Zorreguieta.
Esta semana se conoció la noticia de la muerte de Jorge Zorreguieta, funcionario de la dictadura militar y padre de la reina de Holanda, Máxima.
 
Zorreguieta fue nombrado como subsecretario de Agricultura el mismo día del golpe, el 24 de marzo de 1976, cargo que ocupó hasta 1979. Desde entonces y hasta 1981 se desempeñó como secretario del área. Al momento de su muerte, era investigado por el juez federal Daniel Rafecas por su participación en crímenes de trabajadores del sector (sólo en el INTA, cuatro trabajadores fueron desaparecidos).
 
Aunque Zorreguieta alegó desconocer la represión, es imposible que un funcionario de su rango desconociera los crímenes de lesa humanidad en curso.
 
En el día de hoy, la sección de avisos fúnebres de La Nación publica una larga lista de mensajes que despiden al ex funcionario de la dictadura y que posteriormente fuera titular del Centro Azucarero Argentino, entidad de las patronales del sector.
 
Entre ellos sobresale el del presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada (empresaria textil). La misiva es acompañada de un saludo a la reina Máxima y su familia. También el ministro de trabajo, Jorge Triaca, “participa con profundo dolor su fallecimiento”.
 
El pesar de Macri-Triaca expresa una comunión de intereses con el fallecido: el de una clase social que promovió el exterminio físico de una generación de luchadores para mantener sus privilegios. Este mismo año, el gobierno intentó beneficiar a represores de la dictadura con el 2x1 como parte de su política tendiente a reintroducir a las Fuerzas Armadas en la vida política.
 
No son los únicos funcionarios y ex funcionarios que se pronuncian: también aparece el ministro de agroindustria de la provincia, Leonardo Sarquís, el ex ministro de Defensa Horacio Jaunarena (que se desempeñó bajo los gobiernos de Alfonsín, Menem y Duhalde), y el senador salteño y ex gobernador Juan Carlos Romero. Y el Ministerio de Relaciones Exteriores que preside Jorge Faurie.
 
El listado, completado por lo más granado de la clase dominante local, confirma la muerte de un hombre del poder: la Unión Industrial Argentina, el ingenio Tabacal, los Blaquier, Ratazzi de Fiat, Cargill, Pescarmona, Arcor, el Centro Azucarero, el comité ejecutivo de la Copal, Bulgheroni, Betnaza (Techint), la Sociedad Rural, Shell y la Cámara de Comercio, entre otros.
 
Esta clase social no sólo instigó la dictadura genocida sino que se vio beneficiada por los sucesivos gobiernos democráticos. Zorreguieta fue un exponente de ellos y Macri y compañía lo lamentan hoy como un par.
 
Tags: dictadura, represion

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero