17 de junio de 2017 | Por Lisandro Martínez

Lanús: aparecen restos de victimas de la dictadura en predio de Fabricaciones Militares

Se trata de un cráneo humano hallado en Fabricaciones Militares/Aceros Ohler, de Villa Jardín.
El pasado viernes 9, la APDH y la Comisión de Vecinos de Campomar, presentaron una medida de no innovar ante el juzgado Federal N°2 de Lomas de Zamora, a cargo del Juez Federico Hernán Villena, para que se paralicen las obras de excavación y remoción dentro del Centro Clandestino de Fabricaciones Militares/Aceros Ohler S.A. en Villa Jardín.
 
Ocurre que durante los trabajos realizados en Fabricaciones Militares, el 22 de mayo último se hallaron restos que los vecinos precisan se trata de un cráneo humano. El hallazgo fue en Moreno y Pasaje Aguirre donde están ubicadas las ruinas de la fábrica de Aceros Ohler S.A. asociada con el Estado en la década del ‘70. La dictadura militar junto a los empresarios alemanes vació el establecimiento enajenando máquinas, herramientas, laminadoras, etc.
 
En Fabricaciones Militares/Aceros Ohler SA funcionó un Centro Clandestino de detención, tortura y exterminio. Vecinos que jugaron cuando niños en los túneles de la fábrica testimonian haber encontrado grilletes y espacios tabicados a modo de celdas. Quienes trabajaron en la fábrica recuerdan que se combinaba un lugar amplio de trabajo con una porción del predio militarizada y aislada: el chupadero. 
 
La quema de cadáveres en hornos de fundición para borrar huellas de la barbarie surge en cada conversación con antiguos vecinos, quienes también señalan los túneles que fueron tapiados en 2013 por el gobierno municipal del FpV cuando se conoció por los medios de comunicación que había más de una docena de testigos del horror en Campomar que estaban declarando ante la Justicia. Esto da idea de la dimensión de la complicidad con la pasada dictadura.
 
 
Una historia de resistencia obrera
 
El 5/5/1978 el turno mañana de la planta paró de brazos caídos contra el insustancial aumento del 25%. Luego, el gerente prometió elevar el pedido y señaló que no habría despidos. Se levantó el paro. (Dirección General de Inteligencia de la Policía de la Pcia. de Bs. As. D.G.I.P.B.A.). Los obreros declararon a Diario Popular: “Acá desconocemos los $180.000 de sueldo que dice Martínez de Hoz, queremos se nos compense con lo justo. Somos 800 obreros dispuestos a producir”. Un ejecutivo de Ohler señaló al diario “lo más conveniente sería prescindir del personal”.
 
Del 17 al 29 de mayo Villa Jardín fue bloqueada por fuerzas de represión al mando del general Camps. El objetivo del Ejército era poner en caja la rebelión obrera doble y culminar la arremetida contra Montoneros y la JP, que eran fuertes en la zona. En esos 13 días se rastrilló pasillo por pasillo y los interrogatorios estuvieron en manos del general Suárez Mason. Hubo muchos detenidos y algunos no volvieron más.
 
La empresa tenía 750 operarios, 25 días después llegaron 350 telegramas de despidos por “el cierre de la sección acería”. D.G.I.P.B.A señala “se deja constancia que en Ohler no se detectó agitación subversiva ni panfletos”.
 
El 27/1/1979 los 400 obreros frente al vaciamiento y la falta de pagos ocuparon la planta. Esta “fue la primera ocupación de fábrica registrada desde la llegada de la dictadura” (“Oposición obrera a la dictadura”, Pablo Pozzi). El programa “Sobre la Hora”, de radio Splendid anunció: “la fábrica de Aceros Ohler está tomada pacíficamente por sus obreros”.
 
El 12/2/79 el Estado decidió vender su paquete accionario: se trataba del cierre de la fuente de trabajo.
 
El 8 de marzo otra vez los 400 operarios de aceros Ohler ocuparon la planta fabril (www.ruinasdigitales.com/evita.../cronicas-de-las-luchas-por-la-conquista-sindical).
 
La patronal estaba dispuesta a ir a la quiebra y no pagar indemnizaciones, los trabajadores y sus familias durante esos días realizaron pintadas “x el 100%” y manifestaron por Villa Jardín. El hecho tuvo gran repercusión en la zona.
 
En Lanús el gobierno militar estableció cinco Centros Clandestinos y se verificaron 400 desapariciones, más de 20 víctimas eran de Villa Jardín.
 
En 40 años no hubo voluntad de investigar; el poder político ocultó lo sucedido y dejó impunes las responsabilidades políticas sobre el genocidio practicado en la localidad de Lanús.
 
Para restablecer la memoria, la verdad y la justicia exigimos:
 
1. Basta de ocultamientos.
 
2. Investigación arqueológica en la totalidad del predio de la ex Fabricaciones Militares antes de su destrucción con la excusa de urbanización del barrio.
 
3. Exigimos la búsqueda e identificación de los restos de los detenidos desaparecidos que estuvieron en ese predio.
 
4. Que se reabran los túneles y se identifiquen los lugares donde estuvieron detenidos los compañeros para con esas evidencias seguir la pista de los responsables y los cómplices políticos que actuaron en nuestra localidad para que sean juzgados y castigados.
 
Fue un genocidio: 400 personas de Lanús fueron parte de los 30.000 secuestrados, torturados y desaparecidos. 
 
 
 
Tags: ddhh, centro-clandestino, fabricaciones-militares

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero