11 de septiembre de 2017 | Por Guillermo Kane, candidato a Diputado Provincial por la Tercera Sección

Media provincia otra vez bajo el agua, ¿qué cambió en Buenos Aires?

Luego de que el gobierno de Mauricio Macri anunciara en su primer año el inicio del “plan de obra pública más ambicioso de la historia argentina” y de que a principios del 2016 María Eugenia Vidal  hiciera votar una Ley de Emergencia en infraestructura que le dio “superpoderes” para reasignar contratos y saltarse controles en la asignación de obras, en teoría para acelerar su realización, una tormenta vuelve a colocar a gran parte de la provincia de Buenos Aires bajo el agua.
 
Gran parte del oeste de la provincia está inundado. El desborde de la cuenca del Salado amenaza con tener un impacto económico enorme sobre la cosecha. Al mismo tiempo ha habido evacuaciones y desbordes de ríos y arroyos, dejando inundados barrios populares de Avellaneda, Quilmes, La Matanza, Berazategui, Esteban Echeverría, Pilar y Cañuelas, entre otros distritos.
 
¿Qué pasó entonces con la emergencia y el plan de obras? ¿Qué mejora han llevado al habitante bonaerense? El “plan” de Macri y Vidal se limitó a unas pocas obras, apuradas para darles visibilidad durante la campaña electoral, como el asfalto de avenidas o rutas. Es el tipo de obra que requiere menor inversión y mano de obra. Me tocó denunciar desde la banca del FIT, en la legislatura bonaerense, que la ley de emergencia en infraestructura había sido diseñada para renegociar contratos con la ´patria contratista´ a favor de la camarilla de Macri-Vidal, en desmedro del esquema de negocios armado por Scioli. Aunque estuvo precedida por una amplia demagogia sobre el estado terminal de la infraestructura que dejaron los gobiernos del PJ, no incluía plan de obra alguna, y por ende constituían un cheque en blanco. Los diputados electos por el Frente Renovador, el GEN o el FPV acompañaron esa ley y no pueden alegar ahora que están sorprendidos, tras escuchar nuestras denuncias en la cámara.
 
Pero no se trata sólo de la desatención a las necesidades postergadas de las barriadas obreras bonaerenses. Como denuncian asambleas de vecinos, ambientalistas y académicos de toda la provincia, las inundaciones vienen creciendo: por el cambio climático, pero también por las condiciones de explotación de la tierra a favor de los agronegocios y de la especulación inmobiliaria. Esta orientación se ha mantenido a rajatabla de Scioli a Vidal, como expresa la continuidad en el lobby a favor de los emprendimientos inmobiliarios de Techint en Quilmes y Avellaneda, la llamada Costa del Plata, que fueron habilitados en diciembre del año pasado por una ley sciolista asumida como propia por el PRO. Este proyecto habilita construcciones en la costa del Río de la Plata que todas las organizaciones ambientales y vecinales denuncian que van a agravar las inundaciones en el conurbano sur, talando humedales que sirven para absorber el agua y reemplazándolos por estructuras de cemento impermeables.
 
Esta orientación social a favor del lucro del capital, sin planificación urbana ni plan de obras, es compartida por las intendencias que hoy se reparten entre CFK, Massa o Cambiemos. Es la orientación social que preparó el desastre de La Plata del 2 de abril del 2013, con un Código de Ordenamiento Urbano al servicio de los pulpos inmobiliarios y la que permitió la construcción de barrios privados en el río Luján en Escobar haciendo subir un metro los niveles de inundación en pocos años.
 
Estas nuevas inundaciones vuelven a plantear la necesidad de terminar con la especulación inmobiliaria, por un plan de urbanización y obra púbica bajo control de las organizaciones obreras y populares y por un plan inmediato de asistencia y resarcimiento a los miles de afectados. Pero sobre todo, plantea la necesidad de impulsar una alternativa política independiente de los trabajadores para terminar con las bandas de parásitos que han transformado una de las zonas más ricas del mundo en su población y capacidad productiva en una zona de desastre permanente.
 
Tags: inundaciones, plan-de-obras, rio-salado

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero