21 de diciembre de 2017 | Por Francisco Travía

ATE Capital entrega a los despedidos y firma la ´paz social´ con Aranguren

Rubricó un acuerdo con la patronal que acata 140 cesantías en el Ministerio de Energía.

La conducción kirchnerista de ATE Capital ha realizado una entregada de enorme dimensiones y ha sentado un nefasto precedente para la lucha contra los despidos que se vienen en todo el Estado Nacional. En una infame acta, acata los 140 despidos que se produjeron en el ministerio de Energía y le garantiza al ministro Aranguren una paz social en torno a la renovación de los contratos. Esta acta da vía libre para que Aranguren despida a todo el personal contratado sin que la junta interna y la seccional Capital puedan intervenir al respecto.

El cinismo de los verdes y blancos es tal que habían anunciado en las redes sociales que le “habían torcido el brazo a Araguren”, ya que habían conseguido que los 140 despedidos “van a tener 3 meses de capacitación para ser reubicados en otras áreas del Estado”. Aunque es una extraña concepción que una indemnización encubierta de 3 meses sea considerada una “torcedura de brazo”, ni siquiera a ello han llegado. El acta en cuestión sostiene que el Ministerio otorgará a los despedidos “un proceso de apoyo (…) para su reinserción laboral en el sector privado y/o público (…)”, para luego aclarar que “no se compromete a la efectiva obtención de puestos de trabajo.”

 

 

La pose combativa que quisieron demostrar con una “permanencia” de una hora y sin la participación de los despedidos es inversamente proporcional al nivel de entrega. La moneda de cambio fue la reinstalación de los delegados verde y blancos despedidos.

Este accionar es avalado por la conducción nacional Verde de ATE, que en su página web título que el Ministerio había dado “marcha atrás con los 140 despidos”. Este posicionamiento es clarificador, en el sentido de que las divisiones y fracturas del sindicato no se deben a posiciones ideológicas, sino más bien a disputas de camarillas en torno a la caja de los afiliados.

Es una necesidad de primer orden que los estatales saquemos las conclusiones de este accionar. No podemos permitir que estas situaciones se reiteren. Hay que superar los bloqueos que impone la burocracia sindical. La inmensa rebelión de trabajadores contra la reforma previsional demostró que los trabajadores están dispuestos a desacatar los frenos a la lucha que pone la burocracia de todo pelaje.

Realicemos asambleas sin distinción de afiliación en todo el Estado para que los trabajadores sean los que impongan un plan de lucha contra los despidos. Que todas las asambleas se pronuncien en rechazo a esta nefasta acta.

Tags: ATE, estatales, noticiero-obrero

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero