11 de enero de 2018 | Por Marcelo Mache

Bahía Blanca: Otro golpe al régimen de la UOCRA

En el día de hoy se conoció la noticia de la detención de la directiva de la UOCRA Bahía Blanca por los cargos de asociación ilícita y extorsión. Al frente de las acusaciones se encuentran el secretario general, Hugo Montero, y su adjunto, José Bernardo Burgos. Ambos lideraban la banda que controlaba los negocios de la seccional desde el ejercicio de sus funciones y luego en las sombras, tras la renuncia de la directiva y la intervención del sindicato.

Las propiedades de lujo, autos de primera gama y bolsas rebosantes de dinero que se encontraron en los 19 allanamientos producidos son la muestra palpable de lo redituable del negocio montado por Montero y y Burgos sobre la base de una modalidad extendida en la UOCRA y popularizada con la reciente detención del “Pata” Medina, convertido en un emblema del hundimiento del gremio que comanda Gerardo Martínez.

Sobre Montero y sus secuaces pesan denuncias de extorsión a los empresarios, que van desde el pedido de coimas para el comienzo y posterior funcionamiento de las obras hasta la imposición de la contratación de determinadas empresas de catering, logística y transporte, vinculadas a los cabecillas de la seccional de la UOCRA. El único atenuante para los empresarios sería la reducción del costo laboral de sus emprendimientos sobre la base de una actitud permisiva por parte del sindicato respecto al trabajo en negro y otras vulneraciones a los derechos de los trabajadores. A esto debemos sumarle los aprietes a los trabajadores, como los propinados a compañeros del SITRAIC Bahía Blanca, que constan entre las causas contra la banda de la UOCRA, por amenazas de muerte y otros agravios.

Este operativo se inscribe en las tensiones del gobierno de Cambiemos y la burocracia sindical para hacer pasar la reforma laboral, cuya aprobación transita dificultades ante el extendido rechazo de los trabajadores. Para ello se vale de una dirección atada de pies y manos por su enriquecimiento ilícito a costa de los trabajadores.

La intervención, cortina de humo

Al verse acosados por los acontecimientos que desencadenaron la detención del “Pata” Medina, el conjunto de la directiva de la seccional Bahía Blanca de la UOCRA presentó su renuncia, dando lugar a la intervención nacional. Sin embargo, la banda de Montero siguió operando en la calle bajo la cobertura de la actual intervención (Carlos Vergara), cuyos antecedentes en la seccional Rosario van en la misma línea que los ahora caídos en desgracia.

La caída de los Medina y Montero da cuenta del derrumbe del método instalado por Gerardo Martínez en todo el país y plantea la tarea inmediata de que los trabajadores abandonen la UOCRA y se unan al SITRAIC. El STRAIC se ha instalado en la ciudad, desarrollando su trabajo en el parque industrial de Bahía Blanca y en el Polo Petroquímico. Cuenta con su propia sede sindical y ha vuelto a instalar en la zona la elección de delegados por obra con los métodos de la democracia sindical y la normalización de obras, desconociendo los acuerdos mafiosos, siempre en defensa de los intereses de los obreros de la construcción.

Están dadas las bases para un congreso de obreros de la construcción de Bahía Blanca y un salto en el desarrollo del SITRAIC.

Tags: sitraic, UOCRA-Bahía-Blanca

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera