13 de abril de 2018 | Por Tomás Eps @tomaseps

“Buscá al presidente del INTI y está a las piñas con barrabravas, buscame a mí y estoy trabajando”

Días atrás, la misma gestión que la despidió en enero usó su imagen para una publicidad institucional. Entrevista a Sara Reidel, bioquímica e integrante de la agrupación Naranja de ATE-INTI.

Sara Reidel es bioquímica. En sus 5 años de trabajo en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), trabajó montando un laboratorio de células animales (para testear la inocuidad de dispositivos biomédicos) y luego en una técnica de inmunoensayo que permitía evaluar la potencia de vacunas sin utilizar animales. 
Esa tarea estaba realizando cuando fue despedida en enero, junto a otros 257 compañeros. Días atrás, el 10 de abril, sus compañeros le hicieron llegar una publicación del INTI en redes sociales por el Día del Investigador Científico, en el que la misma gestión que la había despedido usaba una imagen de ella trabajando como propaganda institucional.
 

 

Prensa Obrera conversó con ella sobre este episodio, su labor en el instituto y la lucha que vienen dando por la reincorporación de los compañeros y compañeras y contra descuentos salariales.

¿Cuál es tu área de trabajo?

Yo trabajo en Investigación y Desarrollo en Biotecnología Industrial. Como producto del vaciamiento que vienen haciendo en el INTI, era la única investigadora en mi sector. Incluso cuando el propio gobierno lo considera como un “sector estratégico”, y en base a eso hay una resolución de que las empresas que se dedican a la biotecnología pueden deducir impuestos y cargas sociales.
Cuando me despiden, estaba trabajando en los ensayos de una vacuna agropecuaria, un estudio que solo se hace en el instituto. Mi trabajo tiene reconocimiento en el INTI; es claro que a mí me desvinculan como represalia, por formar parte de la agrupación Naranja de ATE del organismo.

¿Cómo fue la reacción cuando viste la publicación?

Me dio muchísima bronca: están usando las fotos de una compañera despedida, hay una falta de registro absoluto. Lo que más bronca me dio es que, si buscás en internet al presidente del instituto [Javier Ibáñez, designado por el gobierno de Macri a fines de 2015], lo que encontrás es un video de él cagándose a piñas con un barrabrava, y si me buscas a mí hay videos institucionales trabajando. 

 

Con la publicación demuestran que mi trabajo existía, que estaba bien hecho y era reconocido, cuando la gestión del instituto nos despidió diciendo que éramos “ñoquis”. La verdad es que ninguno de los despidos se ejecutó con causa. Es más: cuando a mí me desvincularon, encontramos en el Facebook personal de Ibáñez un video en el que felicitaba al INTI por el servicio de citotoxicidad de implantes médicos, un trabajo que también encabecé yo. Era un nuevo servicio, novedoso para el INTI, que ayudaba a la vinculación con Anmat [Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica], aportaba a la salud pública.

¿Y qué pasó después?

Yo le mandé el post a mis compañeros, y desde la Naranja salió un comunicado de denuncia. Hubo una fuerte reacción de los compañeros: la publicación se llenó de comentarios de repudio, al punto que la gestión la dio de baja. Después mandaron un comunicado “pidiendo disculpas”.

 


¿Cuál es la situación actual del INTI?

Javier Ibáñez no da la cara, y la gestión finge una normalidad que no es tal: los compañeros se niegan a hacer el trabajo de los despedidos. Hay mucha indignación porque no hubo un solo despido con causa, se cerraron áreas, se dejaron proyectos truncos.

¿Y del conflicto?

El conflicto sigue, vamos por el día 79 de lucha. Ahora estamos haciendo un acampe en Congreso con los trabajadores del Hospital Posadas y de la mina de Río Turbio. Además de la reincorporación, exigimos la devolución de los descuentos a los salarios [la gestión hizo recortes a más de 1.000 trabajadores, de entre el 35 y el 50% del sueldo, como represalia por los paros realizados].

MIRÁ TAMBIÉN: Asamblea en el INTI retoma plan de lucha ante grave incumplimiento patronal

Las autoridades no ofrecen nada y exigen todo: hace 20 días la junta interna [dirigida por la Lista Verde de ATE] trajo el mensaje de la gestión de que para seguir con las negociaciones había que hacer un “gesto”, levantando el acampe y el paro que estábamos haciendo en el INTI. Y ahí vallaron el instituto y metieron seguridad privada, pero la negociación sigue totalmente dormida: no hubo ninguna reincorporación. Ibáñez tiene que dar la cara. 
 

 
#EnIntiNoSobraNadie

Sara, bioquímica egresada de FFyB y trabajadora despedida del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), cuenta la lucha que están desarrollando hace 40 días contra los despidos. ¡Apoyemos a los trabajadores en su lucha!

Posted by Antídoto FFyB on Wednesday, March 7, 2018

 

Tags: INTI, noticiero-obrero

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera