20 de marzo de 2017 | Por Pablo Eibuszyc

Elecciones en Foetra: defendamos la unidad antiburocrática

Por un plenario de la oposición para votar el programa y la lista.
La burocracia de Foetra adelantó casi dos meses las elecciones del sindicato telefónico (que se realizarán el 18 de mayo en lugar de la primera semana de julio) con el único fin de entorpecer la campaña de la oposición y, además, cuando antes tenemos la discusión paritaria.
 
El balance de la gestión de la Azul y Blanca que dirige el gremio -un frente de sectores del PJ y la CTA Yasky- es lapidario: paritarias por debajo de la inflación y cientos de despidos en Nextel, de tercerizados en Telefónica y de “fuera de convenio” en Telecom. La mayoría de ellos disfrazados como “retiros voluntarios”.
 
Además, Telecom está hoy en medio de una “reestructuración”, con la compra de las acciones por parte de Fintech-Cablevisión, que forma parte del Grupo Clarín, lo que puede tener consecuencias para los trabajadores.
 
Las elecciones, entonces, se llevarán a cabo en un momento clave para los telefónicos.
 
 
La asamblea de Junta Electoral
 
 
Osvaldo Iadarola y Claudio Marín, que encabezan la directiva, hablan de democracia sindical, pero hace años que las principales reivindicaciones del gremio (tercerismo, bonos, salario, convenio único fijo-móvil) no integran los temarios ni se discuten y votan en una asamblea general ni en plenarios de delegados con mandatos de las bases.  
 
La última asamblea (para elegir la junta electoral) se realizó en plenas vacaciones y en el predio de Ezeiza para asegurar a la directiva la elección de una junta de la azul y blanca y, de este modo, mantener el control absoluto del proceso electoral.
 
La asamblea se realizó en medio de los paros docentes y de una enorme movilización popular, que no alteró el “orden del día”. Foetra no adhirió a la concentración de la CGT, rechazando la moción que realizamos de movilizar el 7 y participar del paro de mujeres el 8.
 
Las reivindicaciones de las compañeras son parte fundamental del programa de nuestra agrupación: guarderías a cargo de las empresas, extensión de las licencias por familiar enfermo, maternidad y paternidad y recuperación del día femenino, entre otras.
 
 
 
La asamblea y la CTA
 
La asamblea fue una verdadera batalla, en condiciones desiguales. Un dato negativo fue la ausencia de las agrupaciones de la CTA (que responden a “Cachorro” Godoy) que rompieron la unidad contra la burocracia y abandonaron la pelea por la junta electoral, además de la lucha por la movilización del 7 y 8 de marzo.
 
La deserción de las agrupaciones de la CTA choca con la necesidad de impulsar una lista y un frente que luche realmente contra la burocracia y no solo lo declame o lo suscriba en un papel. Desde hace meses la Naranja viene proponiendo un debate sobre el contenido de la unidad que debe poner en pie la oposición.
 
Y sobre la necesidad de hacerlo con métodos democráticos y no repitiendo los acuerdos de cúpulas que tanto rechazan los trabajadores. Esto significa convocar a un plenario común de todas las agrupaciones para debatir y votar el programa y los candidatos.
 
 
Una lista para luchar
 
Quien más se opuso a nuestro planteo fue la lista Violeta (PTS). Una vez más, apareció la contradicción entre lo que se dice y lo que se hace. La democracia sindical no es simplemente una consigna para reclamar a la burocracia; hay que empezar por casa.
 
La Violeta sacó un comunicado el pasado 13 de marzo donde anunciaba que había llegado a un acuerdo con la CTA para conformar una lista y hablaba de su “grandeza” (de la CTA) “por aceptar” el segundo cargo en esa lista y dejarle el primero para el PTS. Esto sin realizar ningún balance, entre otras cosas, de la ausencia de las agrupaciones de la CTA nada menos que en la asamblea de Junta Electoral. Es un acuerdo oportunista entre dos agrupaciones para evitar una deliberación y una votación donde se plasme el real desarrollo de las agrupaciones y se impulse un frente de lucha común.
 
 
Todavía estamos a tiempo
 
Faltan horas para el cierre de listas y la unidad sigue empantanada. Las agrupaciones de la CTA (a excepción de una) no vienen participando de las reuniones de la oposición y otro sector directamente se pasó a la lista Azul y Blanca.
 
Esta nueva borrada y la negativa cerrada de varias agrupaciones a dar participación a la base cuestionan seriamente la voluntad de buscar un frente y lista de unidad y lucha en el gremio.
 
Proponemos a todas las agrupaciones de oposición convocar en común un plenario abierto este martes 21, último día antes de la presentación de listas.
 
Desde La Naranja Telefónica insistimos: vamos a una lista de oposición de independencia política y de lucha por las reivindicaciones del gremio, por una Foetra de los trabajadores. ¡Fuera la burocracia sindical! ¡Abajo el ajuste de Macri, las telefónicas y Clarín!
Tags: naranja-telefonica, foetra, telefonicos

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero