11 de enero de 2018 | Por Alejandro Lipco (delegado en la Junta Interna Hospital Garrahan)

Escándalo en plenario de ATE nacional

La "democracia sindical" de la Verde, una farsa.

El plenario de delegados que convocó Ate nacional el miércoles 10 de enero concluyó en un bochorno. Las posiciones alternativas, e incluso contrapuestas, que fueron expresadas durante el desarrollo del debate, intentaron ser ocultadas bajo la alfombra a la hora de la "votación" por parte de la conducción. Las comillas son pertinentes: el secretario general Hugo "Cachorro" Godoy proclamó un apoyo "unánime" (sic) a la propuesta de la mesa, cuando a vistas de todo el plenario ni siquiera había levantado la mano la mitad de los presentes. Mientras los delegados de Tribuna Estatal y otras corrientes de izquierda reclamábamos una votación real, la Verde dio por concluido el encuentro retirándose.

Debate

Durante el transcurso del largo plenario, se expresaron posiciones contrapuestas respecto del devenir necesario para la lucha de los estatales contra los despidos y el ajuste. La conducción Verde fue clara desde un comienzo: en enero "no hay capacidad de convocatoria para medidas generales, así que hay que realizar acciones sectoriales". Mientras desde el Consejo Directivo se daban encendidos discursos de denuncia sobre el carácter "generalizado" de la ofensiva sobre los estatales, la propuesta era que cada sector tenga sus medidas particulares, y que el resto "apoye como pueda". Así las cosas, la conducción planteó respecto de uno de los conflictos del momento –la lucha de los fabriqueros de Fanazul– que había que hacer una caravana... en febrero.

Tribuna Estatal, que participó con una nutrida comitiva de delegados de distintas dependencias de la provincia de Buenos Aires, CABA y La Pampa, propuso una caracterización distinta y un plan de acción alternativo con una metodología radicalmente opuesta a las luchas aisladas del Consejo Directivo Nacional. Partimos de que el debate sobre si los trabajadores "dan" para pelear contra el ajuste fue saldado con las jornadas de diciembre, donde la irrupción popular fue notoria, superando numerosos bloqueos –del gobierno, la represión, la burocracia sindical, la oposición patronal trucha como el FpV y el massismo. Esta realidad se manifestaba también en ATE, con las luchas de la UEP y Fanazul como casos testigo. Se trataba, por lo tanto, de superar una metodología: en vez de que decida burocráticamente el Consejo Directiva Nacional y lo "informe" en un plenario, debíamos decidir los trabajadores. Así se había hecho el día anterior en el plenario regional de La Plata, donde se votó a mano alzada una movilización a la Plaza de Mayo para la semana próxima, por el triunfo de los trabajadores de la UEP y Fanazul y de las grandes luchas en curso. Propusimos concretarla, con caravanas de esas luchas y las de Quilmes y SENASA a la cabeza; la Verde, que el día anterior había votado eso en La Plata, lo pateó para el mes próximo, en una línea de desangre de conflictos que deben profundizarse y triunfar ahora. A la vez, reivindicamos la pelea de los trabajadores y trabajadoras del INTI, que con asamblea, paro y movilización revirtieron los primeros despidos, superando el boicot de la Junta Interna verde. También propusimos que el sindicato tomara en sus manos la campaña por la libertad de César Arakaki, Dimas Ponce y los presos de la jornada del 14 de diciembre.

 

Alejandro Lipcovich, delegado del Hospital Garrahan en el Plenario Metropolitano

Posted by Tribuna Estatal La Plata on Wednesday, January 10, 2018

Para concretar un plan de lucha basado en la decisión y organización de los trabajadores y trabajadoras de todo el gremio, establecimos una propuesta concreta: una asamblea general de afiliados para la semana siguiente. Esa sola medida por sí misma implica un cese de tareas y una acción de fuerza, ya que plantearía movilizar a miles de estatales. Este planteo, en el que coincidimos con algunas corrientes de izquierda, permite unificar al gremio por su base –diferente al de otras agrupaciones que lamentan que las burocracias verdes y verdiblanca no se pongan de acuerdo.

El momento de la votación

A la hora de las definiciones del plenario, la Verde demostró que su discurso sobre "democracia sindical" es una farsa. De hecho, arrancaron pisoteando la resolución del plenario regional del día anterior. Luego, en vez de someter las mociones a consideración tal cual fueron formuladas, la mesa distorsionó su propia propuesta, e impidió por la fuerza de los hechos que hubiera un registro real de las posiciones, temerosa de resultados inciertos en una votación genuina contra los planteos del clasismo. Godoy eludió quirúrgicamente toda referencia al planteo de asamblea general de afiliados, a pesar de que fue mencionado en una decena de intervenciones; temen como a la peste a cualquier intervención que cuestione el dominio del consejo directivo por parte de las bases. Lo mismo valió para las mociones de impulsar un fondo de lucha.

Nuestro balance

Es preciso impulsar a fondo las luchas en curso, incluso en las medidas aisladas que resolvió el sindicato, y clarificar este balance entre compañeras y compañeros, para que mediante asambleas, organización y acción superemos a esta burocracia caduca.

Las asambleas de la UEP, el INTI y tantas otras dependencias marcan el camino.

 

Alejandro Herbon, delegado General Adjunto de la Junta Interna ATE Educación en el Plenario Metropolitano

Posted by Tribuna Estatal La Plata on Wednesday, January 10, 2018

 

Tags: ate, tribuna-estatal, plenario

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera