16 de abril de 2018 | Por Juan Ferro

La burocracia de la UTA, en el camino de Gerardo Martínez

La conducción que resiste un paro nacional ante el brutal crimen de otro chofer

La muerte del chofer Leandro Miguel Alcaraz a media tarde, por nada, porque los delincuentes viajaron gratis y después lo mataron, es el caso más agravado de descomposición social en la agresión a los colectiveros. 

Ya constituye una práctica que ante la ausencia de manejo de plata por parte de los choferes, se asaltara al pasajero y ante el intento de  alerta o resistencia del chofer lo agredieran o en una señal mafiosa le cortaran un dedo.

La resolución a este gravísimo problema no es fácil. La respuesta es casi siempre la misma, paran los compañeros  del chofer en la línea afectada  y la UTA deja correr el llamado paro  “velorio” tratando de que sea solo esa línea. Si hay mucho revuelo, en más líneas o una zona.

 Luego, la dirección local de la UTA recurre a una fatigosa reunión con la departamental de policía del lugar del hecho. Donde se labra un acta infame que todos los firmantes saben que no se va a cumplir .Allí se  establece un  cronograma de control de patrulleros en los llamados lugares “rojos” que dura unos días hasta que este se abandona  sin pena ni gloria.

No se puede parar la descomposición social, el avance imparable del paco,  sin cambios profundos que impliquen un pueblo movilizado y organizado contra la raíz social de esta descomposición capitalista donde la delincuencia es un sub producto social. Sin embargo, hay medidas para proteger a los trabajadores del transporte público.

Una gran huelga del sindicato de los taxis uruguayos logró la imposición de cabinas que aíslan al pasajero del conductor, esto disminuyó en un 80% los robos y las agresiones a los choferes. La instalación de cabinas aislantes en los colectivos solo es un problema de costos empresarios que puede resolver en parte la seguridad del conductor.

 La existencia de la  tarjeta SUBE, y los micrófonos hacen posible  la comunicación con el chofer y la defensa de su propia seguridad del trabajador. Esto ya se aplica en Estados Unidos y acá  en bancos, farmacias, hasta para el expendio de entradas de cine.

La dirección d e la UTA lo sabe perfectamente y nada hace en defensa de los choferes, solo se adapta a las necesidades de las empresas sin respetar los derechos del trabajador. Es un viejo reclamo la garantía de seguridad  en los diagramas nocturnos, que se puede realizar con personal de seguridad de la propia empresa y que no se cumple  tampoco por costos empresarios, abandonando no solo al chofer sino también  al usuario para el regreso a su hogar en lugares peligrosos.

.Se agota la paciencia

La muerte de Alcaraz  va llenando el vaso de la paciencia de los choferes respecto a una dirección que en los hechos ha dejado de cumplir una función sindical. Acepta paritarias a la baja, trabajo en negro, el desmantelamiento de líneas enteras. La dirección de la UTA es una comisionista de las grandes empresas ante la quiebra de las chicas y es la campeona del desguace de líneas enteras.

Una dirección que ahora quiere armar un esquema de monotributismo en los choferes ya  ha abandonado la función específica de un sindicato donde no existen más asambleas generales, ni plenarios de delegados y la elección de los mismos en la inmensa mayoría de los líneas se digita. Y mantiene varias seccionales intervenidas con un aparato de patotas que golpean a los choferes.

Roberto Fernández cada día se parece más a la Uocra de Gerardo Martínez. Reclamamos asamblea general de la UTA para terminar con las muertes evitables. Instalación inmediata de cabinas de protección. Refuerzo  de seguridad  a cargo de las empresas en las diagramaciones nocturnas complejas. Un protocolo de seguridad previo firmado en cada empresa  de cómo abordar sectores complejos sin abandonar al usuario ante un Estado irresponsable que no da garantía de iluminación ni caminos adecuados en las barriadas obreras.

La Dirección de la UTA está agotada como dirección de los choferes. Hay que terminar con esta burocracia. Necesitamos una asamblea general y un paro nacional por el cumplimiento de las normas de seguridad y para revisar la paritaria del miedo firmada por Fernández.

TE PUEDE INTERESAR: 
Crece el paro de colectivos ante el asesinato de un chofer de la línea 620

Tags: choferes, uta, muerte-obrera

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera