17 de julio de 2017 | Por Corresponsal

Otra Pepsi, también en lucha

La embotelladora y distribuidora radicada en Chubut cerró sus puertas y dejó a 48 trabajadores en la calle.
La helada, el viento fuerte y la amenaza de lluvia no los doblega: desde hace casi un mes, los trabajadores de la embotelladora y distribuidora Pepsi –“la Pepsi”, una empresa histórica de la ciudad de Trelew, con 45 años de antigüedad–mantienen un acampe con guardias permanentes fuera de la fábrica en defensa de sus puestos de trabajo, luego de que la patronal cerrara sus puertas aduciendo pérdidas por la caída en la comercialización de bebidas. El plan de lucha incluyó una movilización de casi mil personas por las calles de Trelew el sábado 8 de julio, en la cual la CGT Virch estuvo prácticamente ausente.
 
La embotelladora de Trelew no sólo abastecía a la ciudad, sino que llegaba a Comodoro Rivadavia, Esquel y a las provincias de Río Negro, Neuquén y Santa Cruz. Era la única distribuidora que quedaba en la Patagonia.
 
Son 48 trabajadores con sus familias los que quedaron en la calle luego de que la patronal, Cervecería y Maltería Quilmes S.A.I.C.A. y G., propietaria de la marca Pepsi en el país, cerrara la fábrica durante los últimos días de mayo, luego de una parada técnica y revisión total de los equipos.
 
La antigüedad de los trabajadores va de los 11 a los 35 años y un ingresante percibía un salario aproximado de 30 mil pesos. Se trabajaba en dos turnos de nueve horas y en el verano la demanda aumentaba.
 
Los trabajadores aseguran que la multinacional se lleva el trabajo a Pompeya, en Buenos Aires, y que “todos estaban enterados, el gerente, Juan Levicoy –secretario general del gremio de aguas gaseosas, el SUTIAGA, que los aisló para que la multinacional avance– y el gobierno: todos salvo nosotros”.
 
El objetivo de los trabajadores es poner a producir la fábrica y recobrar su fuente de trabajo. Tramitan y esperan la personería provisoria como cooperativa. Negocian que la empresa les entregue las instalaciones aunque sea en comodato, pero en este punto encuentran a la patronal en una posición de negativa rotunda. En los próximos 10 días se llevará a cabo una nueva reunión entre la patronal, un representante de los trabajadores, uno del gremio y uno del gobierno. Los compañeros rechazan las indemnizaciones por mal liquidadas y porque lo que desean es trabajar.
 
Esta ofensiva patronal de la Pepsi, argumentando la caída de la venta de gaseosas, coloca a los trabajadores y a su lucha dentro del contexto nacional contra la ofensiva de la burguesía y de las fuerzas políticas del ajuste de flexibilización laboral, tercerización, precarización, destrucción de los convenios colectivos y, especialmente, desarticulación de la organización sindical de fábrica con el objetivo de arrasar con los salarios que superan la canasta familiar y reemplazar obreros con derechos por obreros sin derecho.
 
Según SIPA, en el 2016, Chubut registró 3.823 despidos, se registraron 1.377 en la construcción, 289 en las empresas manufactureras y 1.085 en el petróleo, sumados a los cierres de empresas textiles como Guilford en Comodoro Rivadavia, Soriano, Cerámica San Lorenzo y ahora Pepsi, frente a la inacción del Ministerio de Trabajo de Chubut. La semana pasada, el gobierno de Das Neves mandó a la Gendarmería a la petrolera Tecpetrol para hacer pasar el ajuste, luego del despido de 300 trabajadores, quienes aceptaron flexibilizar su salario para sostener el empleo. Una gran extorsión.
 
El Partido Obrero se solidariza con la lucha que están llevando adelante los trabajadores de la Pepsi. Repudiamos el cierre trucho y exigimos la apertura de los libros contables, su expropiación sin pago al capital y su puesta en marcha bajo control de los trabajadores.
 
¡Paro activo ya! Viva las luchas obreras. Por un gobierno de trabajadores.
 
Tags: pepsi, embotelladora-trelew, despidos, trelew

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero