11 de septiembre de 2017 | Por Naranja de Prensa

Página 12: plan de guerra contra los trabajadores e interna entre evasores

Los trabajadores de Página 12 se encuentran en una situación terrible. La patronal, el Grupo Octubre, liderado por el burócrata sindical de los trabajadores de edificios, ex menemista, cavallo-belizista y kirchnerista, Víctor Santa María, no pagó aún ninguna de las miserables cuotas del miserable aumento que la UTPBA pactó con los empresarios de prensa agrupados en AEDBA, la cámara que el diario integra y a través de la cual se comprometió a honrar la paritaria.
 
Los compañeros del diario están atravesando el año 2017 con tan sólo un aumento del 3% que cobraron en enero, última cuota del también ruinoso acuerdo firmado por la vieja burocracia de prensa en 2016, que consagró para todos los trabajadores del sector una pérdida contra la inflación del orden del 15%.
 
La patronal de Santa María, dueña de radios, revistas, centros culturales, editoriales y edificios que suman hasta 100 propiedades, y hasta sospechada de realizar operaciones con empresas offshore, les debe a los compañeros las cuotas de la paritaria en curso de mayo, junio, julio, agosto y septiembre, y no dio ninguna señal de cuándo pagará la deuda, que desde el próximo mes se incrementará con la caída de la segunda cuota del acuerdo UTPBA/AEDBA. Ese acuerdo, que los compañeros de Página no perciben, fue del 20% en tres cómodas cuotas, la última de las cuales se cobrará en enero de 2018, por lo que 2017 quedará con una suba del 16% contra una inflación proyectada del 25%.
 
Las centrales sindicales y los trabajadores de edificios deben pedirle a Santa María que rinda cuentas por su comportamiento antisindical en su faz de burócrata patrón. No pueden mantenerse al margen, no pueden hacer silencio. Estamos frente a un hombre que se llena la boca de preocupaciones sociales, que difunde índices de inflación y vomita, por sí o por sus laderos, insistentes cuestionamientos al "ajuste" del gobierno nacional. No puede ser más monstruosa la impostura, no puede pasar desapercibida.
 
Las penurias para los trabajadores de Página no se limitan a lo salarial. El plan de guerra incluye, además, la no mudanza de una parte del personal al nuevo edificio de calle Venezuela, consagrando una conveniente división que fue abiertamente presentada por la patronal, en un mail interno, como represalia a las acciones gremiales. Se suman problemas de infraestructura, obsolescencia de equipos, deudas con colaboradores y condiciones generales de trabajo complicadas que se arrastran incluso desde las épocas de las “vacas gordas” (para la patronal) de la pauta oficial kirchnerista, que regó de recursos a los dueños anteriores. El “vamos a volver”, para los trabajadores de Página, sólo promete nuevas frustaciones.
 
El Ministerio de Trabajo de Triaca, por su parte, se saltea la grieta y no ha dicho una sola palabra sobre el incumplimiento de la patronal de Página, como tampoco lo dice el editorial del diario La Nación del 5 de septiembre, que, bajo el título “El injustificable enriquecimiento de Víctor Santa María”, le recuerda al burócrata todas sus cuitas menos ésa. El editorial, sugestivo, extemporáneo, sin ligadura con novedad alguna de las causas que se le siguen a Santa María ni ninguna otra noticia relacionada, opera también en otra “grieta”, no menos artificial y tramposa: la que, en torno a Santa María, se abre entre el gobierno nacional, al que Página/12 atiende con señalamientos insistentes sobre las operaciones de lavado y evasión que afectan a Macri y secuaces, y el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, que mantiene una incólume alianza legislativa con el capo de los porteros de edificios, quien a través del bloque político que le responde en la Legislatura le vota todas las leyes. Ambos se muestran juntos en actos y fotos toda vez que tienen oportunidad. En este contexto, debe recordarse que Triaca pasó de apoyar a Michetti contra Rodríguez Larreta en la interna del PRO porteño a mutar a un larretismo fervoroso poco después de que el actual jefe de Gobierno ganara las PASO de 2016.
 
Los trabajadores no se han quedado quietos ante esta situación y salieron a enfrentar la ofensiva con paros, asambleas, mateadas en la puerta del diario y una campaña pública, acciones que en algunos casos empalmaron con otras más generales del gremio por sus reivindicaciones.
 
La situación de Página es clave para el gremio, entre otras cosas porque la redacción del matutino es uno de los núcleos duros del activismo que forjó el SiPreBa, con gran capacidad de movilización y destacado protagonismo de los compañeros en cada una de las acciones generales del sindicato.
 
Sólo la movilización independiente de los compañeros de Página y el gremio en su conjunto permitirá enfrentar con alguna perspectiva la ofensiva patronal que busca poner al diario como botín y prenda de negociación de distintas facciones patronales, en ninguna de las cuales podemos poner ni un solo gramo de confianza, no importa cuánto se victimicen.
 
Viva la lucha de los trabajadores de Página 12.
 
Que Santa María pague toda la deuda salarial, ajustada por inflación, y satisfaga todas las reivindicaciones de los compañeros.
 
Que cualquier pendencia judicial contra la patronal de Octubre o negociación en torno al diario contemple, en primer lugar, las acreencias de los trabajadores y los recursos suficientes para el funcionamiento pleno del diario, con todos sus trabajadores, en un edificio común y en las condiciones aptas para funcionar.
Tags: Pagina12, naranja-de-prensa

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero