17 de julio de 2017 | Por Mariano Hermida

Provincia de Buenos Aires: la docencia frena a Vidal

Con la lucha, los educadores hicieron retroceder la imposición del trabajo en receso invernal, que buscaba castigarlos por los paros.
La intensa lucha de la docencia bonaerense logró finalmente frenar la tentativa de María Eugenia Vidal de imponer el trabajo durante el receso invernal, medida con la que la gobernadora pretendía ejercer un castigo por la realización de paros durante las negociaciones paritarias.
 
Se trata de un revés a una política de ataque contra el derecho a huelga, el Estatuto del Docente y las condiciones de trabajo de la docencia.
 
Una rebelión educativa
 
Este triunfo fue el resultado de un profundo proceso de organización y movilización, impulsado desde las seccionales combativas de la gremial Suteba (encabezadas por la Lista Multicolor), que canalizó una verdadera rebelión en toda la provincia.
 
Todo un contraste con la actitud pasiva del secretario general, Roberto Baradel, que no pasó de declaraciones mediáticas contra este nuevo ataque del Gobierno –y que, junto a la burocracia de los demás gremios provinciales, había dejado afuera del acuerdo paritario el rechazo a la resolución y la devolución de los días descontados por los paros, en lo que se apoyó el Gobierno para emprender este ataque.
 
Desde que se conoció la intención del gobierno de castigar a los docentes por haber llevado adelante los paros contra sus políticas de reducción salarial y ajuste, la Multicolor comenzó a organizar asambleas de escuelas, plenarios de delegados con mandato y pronunciamientos. Esto generó una intensa deliberación al interior de las escuelas que colocó claramente quienes defendían los derechos de los trabajadores, en contraposición a un sector de directivos e inspectores que fueron absolutamente funcionales a las amenazas del Gobierno.
 
El día martes 11, el cuerpo de delegados del SUTEBA La Matanza votó movilizarse y permanecer en la Jefatura Regional de ese distrito hasta obtener respuestas. Este hecho, violentamente atacado por los medios de comunicación (con particular encono contra la secretaria general de la seccional, Romina Del Plá), fue el inicio de una serie de ocupaciones y acciones similares en Tigre, Escobar, Mar de Plata, Marcos Paz, Ezeiza y otros distritos. Además, comenzaron a movilizarse padres y centros de estudiantes en apoyo a los maestros y en defensa de su derecho a vacaciones; así como inspectores y directores.
 
Este movimiento de lucha generó el marco político para el fallo que se conoció el día viernes de parte del juez Arias (mientras permanecían ocupadas las Jefaturas), que hizo lugar a un amparo presentado por el Frente de Unidad Docente y suspendió la aplicación de la resolución 1131/17. Fue el último clavo en el ataúd para terminar con las pretensiones de Vidal y sus funcionarios.
 
De pie
 
Con el retroceso de la resolución, debuta con un traspié el nuevo Ministro de Educación Bonaerense, el lobista de multinacionales Gabriel Sánchez Zinny –cuya designación contó con el voto a favor Cambiemos, el FpV-PJ, el FR y el bloque Peronista (Infocielo, 13/7).
 
Los trabajadores de la Educación debemos valorar este paso dado porque demuestra que estamos de pie y con enormes reservas de lucha para enfrentar el conjunto del paquete antieducativo que se traen entre manos Macri y Vidal: Plan Maestro, Reforma de la Escuela Secundaria, modificación del régimen de licencias, cambio de la edad jubilatoria, etc…
 
Estas conclusiones deben trasladarse a todo el movimiento obrero que está enfrentando el ataque de Macri y los gobernadores.
 
Viva la lucha docente.
Tags: docentes, buenos-aires, vidal

Compartir

Comentarios

@2017 - Partido Obrero